TEOLOGÍA PASTORAL


Teología Pastoral

¿Qué es la personalidad?

La personalidad es la diferencia individual que distingue de una persona a otra.

Dentro de la personalidad del hombre están:

1.      El temperamento

2.      El carácter, la inteligencia

3.      La imaginación

4.      La memoria, la voluntad

¿Qué es el temperamento?

Es la constitución particular de otra persona, el resultado del predominio fisiológico de un sistema orgánico de un humor y por lo tanto inalterable.

Existen dos tipos de temperamento:

1)      Temperamento introvertido

2)      Temperamento extrovertido

Los temperamentos introvertidos se reflejan en personas que se encierran en su concha de caracol, en su mundo interior.

Los temperamentos extrovertidos se reflejan en personas de mentalidad prácticas que dan rienda suelta a sus emociones.

Temperamentos fundamentales:

Se pueden clasificar según sus aspectos físicos en cuatro partes:

-          Nerviosos

-          Viliosos

-          Sanguíneos

-          Linfáticos 

La personalidad del pastor o un líder de la Iglesia

Después de la gracia de Dios la personalidad del pastor es el factor más importante para sus éxitos, el hecho de que una persona sea un buen artista o un buen comerciante no decide su personalidad.

No sólo  es la impresión que hace a primera vista, sino la manera de como sostiene sus amigos a través del tiempo no sólo reconoce la reputación que ha ganado ante la estimación de los hombres, sino también en el carácter que posee delante del Dios Omnipotente.

La personalidad influye en todo, del hombre físico intelectual  y Espiritualmente lo que logra únicamente personal inteligencia, fortaleza y capacidad para la buena o terminará.

Su éxito en el servicio de Dios y de la Iglesia. Su obra será la medida verdadera del individuo. Su influencia como líder espiritual nunca será mayor que lo que su adquisición lo iniciaría.

En esta  discusión de la personalidad principiemos con aquellos que están en la periferia prosigamos de allí hasta el centro del asunto pero hemos de suponer que ambas cosas que tienen que ver con su apariencia exterior carezcan de importancia, no solamente tiene que ver con la impresión que otros reciban de él sino que revelan lo  que se encuentra muy en lo profundo de la vida privada del individuo.

  Su apariencia

En primer lugar debemos decir sin ambages están especial  que la apariencia personal del líder es importante. Es verdad que algunos hombres descuidados en su apariencia personal han tenido cierta medida de éxitos, pero el hecho de que sean pocos puede ser una admonición es probable que es estos individuos han tenido facultades síquicas extraordinarias cosa que nadie puede presumir obtener narcisismo por tanto el líder debe dar atención a  su manera de vestir o necesita vestirse con un uniforme clerical o distinguido, ni debe sentirse ofendido, ni tampoco debe tener temor de ensuciarse la manos. Pero cuando se presente delante del público en la calle o en el servicio de la Iglesia el vestido del predicador no tiene que ser demasiado costoso. No siempre ser extravagante ni estar fuera de armonía por la circunstancia en que el hombre vive, para dar la impresión de que acaba de salir de la sastrería cuando su esposa y su familia visten humildemente, no debe vestirse de tal manera que los miembros de su Iglesia se sientan avergonzados.

Más en cualquier circunstancia el pastor o líder debe mostrarse limpio y bien peinado aún la ropa que ha sido usada por muchos años se puede mantenerse limpia y bien planificada. Un Traje con manchas de grasa, pantalones sin planchar y demasiado corto, un saco cubierto de cabello y caspa o al que falte botones. Una camisa con cuello sucio y una corbata vieja colgando más abajo al botón del cuello, zapatos sin lustrar, etc. Son excusas imperdonables. No cuesta mucho tener un poco de jabón, agua, líquido para limpiar las manchas, un cepillo, lustre para zapatos y una plancha pues que estas cosas pueden comprarse con poco dinero y además rinden mucho beneficio a la apariencia respetable del ministro. Pero la ropa no hace al hombre. El lugar de donde cuelga debe tener atención adecuada. Su cabello debe estar alineado sin dejarlo crecer demasiado su barba rasurada y limpia, sus manos lavadas y sus uñas bien cortadas.

Debe cultivar una postura ya sea de pie o sentado, debe evitar todo descuido y posición de carácter vulgar. Deber ser enemigo de acentuar la gordura excesiva practicando hábitos temperantes en la mesa y también ejercicios adecuados debe tomar toda precaución posible contra la emisión de olores ofensivos y en contra del mal aliento sus dientes deben recibir el cuidado necesario a fin así como para ayudarlo a su apariencia.

Su Salud  

El cuerpo del pastor es el templo del Espíritu de Dios a la vez que un instrumento consagrado para su servicio recordando que es el templo de Dios, por tanto, deben hacerse esfuerzos razonables para conservarlos buenos.

El comer demasiado y durante horas irregulares, ha arruinado la salud de muchos predicadores llevándoles a ser fin antes de lo normal. La glotonería es pecado Lc. 21:34 Pro. 28:7

El comer tres veces al día a hora regulares y con moderación, es cosa muy necesaria para conservar una salud normal.

El comer mucho y a entrada la noche, es casi un suicidio. El sueño es también necesario a la salud del pastor. Sal127:2, la hora razonable para ir a la cama debe ser a las once de la noche estando la persona lista para levantarse no más de las siete de la mañana, recuperando cuerpo y  mente para otro día de trabajo en la obra del señor..

Su comportamiento

                La tercera consideración sobre la medida de la personalidad del predicador, es su manera de comportarse.

                No necesita estar atado por todas las convenciones de la sociedad al grado que no pueda actuar naturalmente, no deber ser afectado en su manera de ser y mucho menos afeminado tampoco debe ser demasiado crudo y áspero debe cultivar la habilidad de vestirse confortable aún en medio de personas de alta alcurnia social esto no quiere decir que ha de sentirse superior a los demás, es más bien una evidencia de falta de cultura y refinamiento, una de las marcas de la gentiliza es la capacidad de hacer que los demás se sientan confortable cuando hablan con el sin importar su condición o nivel social.

                El aire de superioridad o refinamiento no van bien vistas por o con la persona con quien habla, además de ser cosa innecesaria, resulta molesto, la mejor evidencia de una buena educación se nota en la manera cortés natural y franca al tratar a los demás. Tito 1:7-9  1 Timoteo 3:7.

                Es especialmente de desearse que el pastor pueda sentarse a la mesa de todo el mundo sin sentirse avergonzado ni avergonzar a la familia. Por tanto es necesario conocer la costumbre, y aun cuando no quiera uno memorizar todas las reglas convencionales, debe el ministro estar en condiciones de saber cómo comportarse con el fin evitarse experiencias humillantes, si él vive en su hogar muy por debajo de las normas sociales no se sentirá confortable cuando sea huésped en otra casa, de manera que debe hacerlo cuidando sus modales cuando se sienta todos los días a la mesa de su hogar con su familia.

                Es también muy importante que el pastor sepa como saludar a los desconocidos y como presentarlos a sus amigos no debe andar sólo con la gente socialmente superior sino que debe estar dispuesto a visitar a los de su Iglesia sintiéndose confortable en ambos lugares. Debe expresar la misma voluntad.

La Cortesía y la deferencia

            A todos es cosa apropiada para el pastor  sus hábitos de comportamiento como representante de Cristo Pablo dijo, sed benignos y el salmista expresó. Tu benignidad me ha acrecentado entre la virtudes que el pastor debe cultivar se encuentra la gratitud, recibe muchos favores, y por tanto, nunca debe tomarlos como cosa necesaria aún si es de sus miembros. Mucho menos sentir que las merece. Sea esta una palabra de estímulo o un presente costoso, siempre debe reconocerse pronta y adecuadamente.

            El pastor nunca debe permitirse el esperar donativos de los demás y ni siquiera notar el hecho de que no los recibe cuándo los reciba debe expresar su agradecimiento de una manera clara sea el regalo pequeño o grande el pastor debe procurar ser un buen conversador y para preparase en esta costumbre deberá leer con profusión. Debe procurarse un buen vocabulario y saber cómo usar la palabras que habla con inteligencia y exactitud debe evitar la conversación egocéntrica su ropa, su mobiliario, su automóvil si lo tiene, su posición, sus viajes, sus éxitos, su educación y sus enfermedades, bien pueden ser en ocasiones tópicas muy enfadados para discusión debe escuchar y hablar con sabiduría, Job 32:11-22 cualquier visita en donde solo una persona habla resulta enfadosa; conversación debe ser sobre cosas de interés mutuo: el darse a la tarea de murmurar de las gentes debe ser cuestión muy alejada del nivel del pastor. Los malignos hablan acerca de los demás y traen descréditos acerca de los demás a su propia personalidad, el pastor nunca debe llevar a traer chismes, y nunca debe dar la impresión de que quiere que las demás personas tengan un menor concepto del que deben tener de alguna tercera persona, pues el mal concepto será más bien en contra suya. Romano 12:3  -  Hechos 20:24

            Las gentes de carácter pequeño hablan acerca de las cosas, y esta clase de conversación bien puede rayar en plática sin objetivo alguno plagadas de muchas palabras por las cuales bien puede entrar el pecado (Proverbios 10:19) las gentes grandes hablan acerca de ideas y de ideales su manera de hablar en con gracia sazonada con sal, su conversación se centraliza en las cosas del cielo. Colosenses 4:6 1 Corintios 14:26.

            Así es como se llevan en las personas con quien hablan se sienten también elevadas. La clase de conversación que tiene el pastor en su hogar y con los miembros de su familia llama la atención cosa que se revelará muy naturalmente donde quiera que ande, y por causa de su familia debe practicarse el mejor lenguaje posible.

            Muchos hijos de predicadores tienen la costumbre de criticar a los demás, de volverse incrédulos y rebeldes debido a que han oído demasiada murmuración en su hogar.

Su Espíritu

El factor más importante para una personalidad encantadora es el espíritu que posee. Hay individuos que pos naturalidad innata poseen un temperamento bien calibrado y un carácter agradable. Nm. 27:18             Sal 78.8

Pero no es demasiado tarde y ejerciten su espiritual amor no admitiendo que ya asumiendo que no hay nada que pueda hacerse para mejorarlo. La gracia de Dios hará cosas hermosas para la persona que confía de todo corazón. Hebreos 10:23

Además, la disciplina de una mismo junto con la gracia logrará cambiar al individuo, no hay necesidad dejarse vencer, por el capricho de su propio carácter. La persona sospechosa puede cultivar la confianza en los demás y el que tiene tendencia a la melancolía bien puede alegrarse.

El alma pesimista puede ejercitarse a ver siempre el lado bueno de las cosas. Un introvertido puede ejercitarse pensamientos elevados y espirituales no permitamos que hombre alguno llegue a ser víctima de sus propios excesos.

Con la vida ideal de Jesucristo y por el poder del Espíritu de Dios, a de adquirir una buena personalidad atractiva y digna de imitarse.

Su filosofía

Todo predicador forma para si una idea, control de vida que tiene su base en la doctrina cristiana si uno no arregla su sistema de vida de acuerdo con la buena dirección de su propio espíritu sus decisiones y juicios serán deformes y mal cultivados. Pronto se notará que carecen de un sentido de adaptación dentro de el mismo y por tano no podrá adaptarse tampoco con los demás la humildad que no es más que la estimación modesta de lo que uno vale está en el fondo mismo de la vida cristiana si uno puede sentir verdaderamente que todo lo bueno que posee es don de Dios, y que en lugar de confianza que tiene entre los demás es cosa que él no merece contribuirá en gran parte su paz interna y a su efectividad en el servicio, Jesucristo dijo, el que es mayor de vosotros como el que sirve. Todo líder o pastor debe considerarse siervo de la Iglesia por causa de Cristo.

El pastor y su vida doméstica

El hogar del pastor

            El hogar del pastor debe ser la mejor aproximación al ideal normal. El pastor mismo debe ser en todas las cosas un modelo de buenas obras si es excéntrico o anormal en una fase de su vida perderá por consecuencia algo de la facultad espiritual que debería poseer un ministro célibe es anormal  por vivir en sentido contrario a la revelación.

            Unos cuantos ministros protestantes que nunca se han casado trabajan con éxito, pero es de dudarse que alguno de ellos recomendados a los demás celibatos.

Escogiendo una esposa

            El pastor determina en su vida lo que su vida hogareña ha de ser cuando escoge una esposa más que cuando hace otras decisiones en su vida por tanto debe escoger bien. Antes que nada el que aspira a pastor debe evitar el matrimonio a primera vista. El divorcio es siempre una tragedia pero para el pastor es un golpe tremendo.

            Es probable que se hayan consumado algunas uniones a primera vista y que el arreglo haya sido feliz y satisfactorio pero para un pastor, el elemento del riesgo debe eliminarse hasta donde sea posible.

El compromiso y el matrimonio y el matrimonio deben decidirse solo después que se haya tenido suficiente tiempo para la comprensión mutua. Resulta cosa buena conocer a los padres de la muchacha. Todo habito capricho, idiosincrasia que aparezca en ella, bien puede seguirse en sus hijos esto es especialmente siendo en el caso de la madre. “como es la madre” así es su hija y cuando el que aspira ser pastor escoge una espesa para toda su vida la que se encargara por tanto debe conocer su abolengo antes de casarse con ella.

1)    Atracción Mutua

Son tres los puntos de acuerdo total que debe de haber entre el predicador que corteja y la mujer de su dueño. Debe haber una atracción mutua, una personalidad frígida que carezca de sentimiento expresivo, con su saludo frio y débil muy pocas veces se transforma en una persona amable y cordial sólo por el hecho de la ceremonia del matrimonio, si alguien necesita amor y comprensión de las relaciones más íntimas del pastor el hombre de empuje casado con una esposa indiferente y fría se sentirá infeliz y proveerá la hace para las grandes tentaciones que le asaltaran en su ministerio.

2)    Igualdad social e intelectual

El segundo punto de acuerdo se encuentra en el nivel social e intelectual. El pastor que se desea casarse, debe asegurarse de que la mujer que se selecciona es persona de quien no ha de avergonzarse en cualquier círculo en que él tenga que estar.

Debe tener la capacidad intelectual (la mujer) debe mantener una conversación interesante con su esposo y también de proveer es probable que el pastor continúe recibiendo mayor educación pero si su esposa tiene mayor capacidad intelectual y un espíritu y mente alertas nunca ha de sentirse inferior y él nunca debe avergonzarse de presentarla como su ayuda idónea.

Antes de casarse el líder debe tener seguridad y si los años tienen sentirse orgulloso de du esposa.

3)    La conformidad en cuanto a la religión.

El tercer punto en que las personas que consideran casarse deben de estar de acuerdo tiene que ver con las cosas espirituales y religiosas. La similiridad de antecedentes y preparación religiosa es importante. La comprensión de las experiencias del otro sus ideales y convicciones, es cosa fundamental. El predicador nunca debe casarse con la mujer que carezca de equilibrio emocional en cuestión de la religión, pero tampoco debe casarse con una persona favorablemente religiosa que carezca de celo y entusiasmo para Dios, para la iglesia y la salvación de las almas. Si hay una seria divergencia antes del casamiento, la diferencia será mayor a medida que pasa el tiempo. La consagración de ambos a Dios y el mundo para con el otro puede ser tan completa que la unidad tan perfecta estén separados para sostener las cargas, resistir las cruces y aceptar los reveces que el llamamiento al ministerio pueda confrontarle durante los subsecuentes años de su vida.

Las cualidades de carácter

Entre otras cualidades de desearse la esposa del pastor, se encuentra el buen carácter, no es posible que sea muy delicada en genio muy dada al temperamento celosa, o sensible y orgullosa, sin que esta mujer se sienta infeliz y desgraciada. Si ella no se siente feliz, su esposo tampoco lo será quizás la consideración más esencial de todo sea tiene buen sentido común la mujer que está encargada de la casa pastoral al dar conferencias a los candidatos al ministerio jóvenes casados. Si es posible con un a mujer que tenga sentido común y religión.

Si no encontráis persona que tenga ambas cualidades entonces casarse con ella la que tenga sentido común buscará la religión si la encargada de la casa pastoral es la que debe ser la atmosfera debe ser una atmosfera celestial.

La limpieza debe ser en orden, la lealtad y la reverencia son cosas muy necesarias. La esposa del predicador no puede hacer todo lo que la gente piensa que debe hacer en las actividades de la Iglesia y al mismo tiempo considerar el hogar un espíritu aislado y carente de amistad con los demás es bueno que tenga una cierta actividad en la iglesia. El ser presidente de la sociedad de jóvenes, o de la sociedad misionera o enseñar clases de escuela dominical tocar el piano cantarlo sola resulta demasiado para ellas aun para la consecución del programa de la Iglesia.

No es necesario que la esposa del pastor sirva como miembro de la junta oficial. El pastor debe procurar que ella no ocupe deberes oficiales de la Iglesia. La contribución  principal al progreso de la Iglesia está en la casa pastoral en donde debe estar. Su actividad eclesiástica debe estar regularizada por el tiempo que ella pueda dar aparte de sus deberes en el hogar. Su hogar en la Iglesia debe comparase a cualquier otra mujer laica de capacidad idónea si es mujer de intuición espiritual y de carácter, se verá obligada a dar mucho tiempo a los demás en consejo y oración, esta responsabilidad que nunca leen en el horario ocuparon generalmente mucho tiempo que ella tenga de sobra si es que lo tiene. Una esposa feliz y radiante que ama su hogar y a su esposo, que prepara alimentos deliciosos, que prepara alimentos deliciosos, que conserva atractivo el hogar, que se hace quiere con los demás, que mantiene su relación adecuada con Dios y demuestra bondad hacia los demás e imparcialidad para todos es la más grande garantía de éxito para el pastor.

Los hijos del pastor

            Los hijos son parte necesaria de una vida familiar. Feliz pastor que tiene hijos de buen testimonio, y que le ayudan en el ministerio. Ninguno debe pensar que tiene una desventaja grande por el hecho de que su padre sea un predicador alcancen éxito automáticamente.

            Requieren tiempo, paciencia, disciplina, amor, oración como cualquier otro. El ministro que tiene hijos debe reconocer y cumplir con su obligación como padre. Los hijos de la casa pastoral se han perdido más por la falta de atención que por el hecho de que hayan sido de tendencias malignas es posible que mientras el predicador procura la salvación de los otros, pierdan la salvación de sus hijos propios.

Es de dudarse que Dios le haya requerido a algún individuo el hacer su obra a expensas de la ruina de su familia. Todo predicador debe dedicar tiempo a la familia en el hogar. La regularidad en las horas de comer, la fidelidad en el altar de la familia, la rectitud en todas las decisiones y la firmeza, el amor y la disciplina cuando sea  esta necesaria, son deberes que el padre no debe dejar atrás por cumplir con las demandas diarias. Debe dedicar algún tiempo para divertirse con sus hijos y para bromearse con ellos, cosa que hará que los sacrificios y la disciplina de la casa pastoral sean más llevaderos.

Planeando la familia

El arreglo cuidadoso de la familia. La perpetuación de la raza humana no es el único propósito del matrimonio “no es bueno que el hombres este sólo”. El amor es el deseo normal de todo hombre también normal. Pero es de dudarse que decía haber matrimonio donde allá de antemano el propósito de evitar los hijos. La esterilidad es en oraciones cosa de la que la persona no puede escaparse, pero debe considerarse como un revés y origen de tristeza para los matrimonios cristianos.

El tener hijo no es cosa que ha de posponerse por un largo periodo de tiempo después del matrimonio. Deben hacerse planes para la venida de un niño para bendecir el hogar la familia ideal del ministro debe ser de dos a cuatro hijos nacidos dentro de los diez y quince años de la vida matrimonial.

Una familia de hijo educados dentro del consejo de Dios es una bendición, porque le ayudara en la sociedad de jóvenes, le apoyaran en el servicio con el ejemplo en la Iglesia y afirmara lo que el predica a los demás.

Dirección familiar

            Resulta obvio por tanto que la vida hogareña del predicador es muy importante para su vida personal, demandará algo de su tiempo, pero cuando forma en hogar dentro del modelo cristiano está salvando a la  comunidad de hoy y a las generaciones venideras. Está rindiendo también un servicio a nuestra Iglesia en los resultados obtenidos para esto, es necesario que haya perfecto acuerdo entre el padre y la madre y que haya un comportamiento mutuo en el hogar, para la familia, no es posible una persona sea padre y madre cada persona debe fortalecerse la mano de otro en comparación e intersección, nuca debe haber con temporalización con las acciones pecaminosas y mundanas, pero en caso en que se requiera un sacrificio para mantener puede ofrecerse una comprensión los padres pueden a su propia conciencia no persistan conformarse a todas las demandas de los que jamás han tenido familia o a los que han sacado por ser demasiado estrictos y carente de razón, por cuanto la literatura mala no entra en la casa del pastor.

Debe haber suficiente literatura buena a la disposición de la familia cristiana en su hogar y la música sensual se prohíbe en las casa del predicador, debe haber obras de arte que suplementen las necesidad. La vida del niño no puede reglamentarse, ni su alma puede salvarse por medio de prohibiciones arbitrarias él tiene derecho de saber por qué debe hacerse esto o aquello y sus instintos normales deben ser girados más bien por el buen ejemplo antes que por las demandas rigurosas por sobre todas las cosas el corazón del niño tiene que ser cambiado hasta que comprenda su tiempo y su talento deben dedicarse a un servicio limpio un buen hogar con una influencia de parte de los padres la paciencia y la oración incesantes serán salvaguardadas poderosas para la familia del predicador serán causa de gratitud imperecedera en los corazones de sus hijos, nietos y bisnietos.

 El pastor y su tiempo

Planteando el tiempo

 

            Los aparatos y las maquinarias modernas han acortado las horas de trabajo, pero estas intenciones han hecho para ahorrar tiempo para el pastor. En algunos casos, los medios rápidos, transportes y comunicaciones, como el automóvil y el teléfono le pueden ahorrar horas de mucho valor, pero también le aumentan su sensibilidad, y su responsabilidad y se crean demandas el mayor tiempo para ahorrar el tiempo esto significa que el hacer planes adecuados respecto a tiempo; están necesario para el pastor en nuestro días como nunca antes.

            Su capacidad de ejecutar muchos trabajos se condiciona su capacidad de usar sabiamente el tiempo. Al conservar sus días las tareas esenciales, el pastor encuentra poca arfudia en cambio malas dificultades no hay muchas interrupciones esto quiere decir que debe ser disciplinado, pues él usó su tiempo al pastor tiene oportunidad especialmente demostrar gratitud de carácter. Debe ser consistente en su trabajo, siempre debe recordar que la Iglesia que le da casa y un salario para vivir para sostener a su familia tiene derecho de recibir trabajo como parte suya de la misma manera que cualquier otro jefe requerirá que su empleado en circunstancias.

            Por su puesto su amor por Jesucristo y su pasión por las almas le obligaran a sobre pesar a los que se encargan para ejecutar tareas seculares. Debe estar dispuesto a hacer mucho, por lo cual no espere remuneración monetaria si hay alguna que deba hacer a costa de sacrificio y trabajo gratuito, es el pastor se ha de considerar que su deseo más allá de las demandas legales y que as expectaciones responsables será su éxito su pasión como ministro y su ascenso si tiene sobre todas las cosas.

            Debe hacer su trabajo como si tuviera que dar informe diario, pero al mismo tiempo debe hacerlo con gozo y no con tristeza.

Resistiendo la inercia

¿Qué es inercia?

Es bueno recordar que un pastor se confronte a este aspecto a grandes tentaciones este aspecto infirma en primer lugar se encuentra  la inercia natural por lo que una gran mayoría de los seres humanos resultan afectados para usar palabras sencillas ideas que parezcan cada individuo debe rechazar a esa insinuación hacer las cosas con el menor esfuerzo posible, pero para el predicador la tentación es mayor que para los que se encuentran ocupados en otra clase de trabajo demanda muchas horas de trabajo, aplicación diligente y actividad constante, es posible  que muchos fracasen en su ministerio más bien por su pereza que por cualquier otro motivo, el hecho de que tenga una iglesia no se excusa para hacer poco trabajo, debe servir de ejemplo para trabajar intensamente que los que de la iglesia que la iglesia sea limitada tampoco es de suficiente para no trabajar, pues hay muchos dentro de la distancia razonable que bien pueden escuchar el mensaje de salvación por su pastor inductivo de grandes iniciativas ideas de adelantar su obra en el ministerio entre los hombres siempre encontrará mucho que hacer y manera de objetivo hay tantas cosas que deben hacerse que resulta fácil considerarla innecesaria a menos que uno tome las cosas de mayor importancia pronto se encontrará cosas que muy bien pueden hacerse es sencillamente que lo bueno resulta enemigo de lo mejor. El resultado de un predicador de cuestión mismo pero deja que las cosas más importantes. 

Por tanto debe considerar la pereza como un demonio al que debe resistir con decisión y cuidado. El ministerio no es refugio para el indolente y perezoso. Proverbios 13:4 – 19:24 “El alma del perezoso desea y nada alcanza”.

Planteando la recreación

Aunque hay demandas importantes sobre el tiempo del pastor este no debe omitir un día de recreación a la semana así como un tiempo adecuado para vacaciones a menudo es natural en algunos países esto no semanalmente, pero no hay probabilidad que cuando la persona es pastor en todo el sentido de la palabra esta siempre en constante tensión. Cuando se presenta en el pulpito para predicar, está dispuesto a usar todas sus energías. Es arbitrio en muchas situaciones que resultan entre personas y grupos en la iglesia.

Esta alerta al encontrarse con gente nueva al reconocer aquellos con los que está familiarizado donde quiera que se encuentre. Es el quien se condolece de los enfermos  y de los tristes, llora con los que lloran y se goza con los que se gozan.

Es el pastor el que busca a los perdidos y pecadores y ora por los necesitados, ejercita la oración en favor del crecimiento de la iglesia y para que este crecimiento sea en favor en favor del ideal divino todo esto es argumento efectivo para un tiempo de recreación en que su mente y su cuerpo descansan de las tensiones.

Estos periodos de descanso son necesarios para que el líder se equilibre mentalmente y su mente este fresca, despejada y para que las cosas pequeñas no le parezcan grandes y las grandes no le parezcan pequeñas, se requiere descanso para que la mente esté lucida y la personalidad despierta el predicador necesita separarse de su ambiente habitual con el fin de que sea imparcial en juicio y objetivo en la valorización de los líderes y de las situaciones necesita ir de vez en cuando al campo para respirar una atmosfera limpia y pura, debe separarse de los problemas que le aprisionan diariamente con el fin de mantener una relación sublime con Dios resulta claro que algunos ministros muy bien debieron haberse evitado el colapso nervioso, físico y aún moral si hubieran tomado tiempo para la recreación de su cuerpo y mente.

Observando un día de descanso

            El hombre que predica, la observancia de un día de descanso de acuerdo con la inexorable de Dios, debe practicar lo que predica. El domingo es su día más arduo y trabajoso, por tanto, debe coger otro día para descansar como se debe. Si observa toda la ley nunca olvidara que Dios dijo “6 días trabajaras, y al trabajar 6 días su conciencia no la culpara al tomar otro día para algún cambio de ocupación y quizás de ambiente”.

            Generalmente los predicadores prefieren ya sea el sábado o el lunes para descansar pero el día de la semana es cuestión inciden tal, debe ser un tiempo en el que todo trabajo debe hacerse a un lado cuidadosamente debe pasarse algunas horas en recreación de acuerdo con las tendencias, día de campo pesca ir de carestía a alguna otra actividad en el campo pero al menos una porción del tiempo debe dedicarse a la vida de la familia para beneficio de la esposa que también necesita descanso y para los lujos que necesitan con su padre predicador.

El domingo del pastor

El domingo es un día de mucha actividad para cualquier pastor que considera bien su trabajo debe levantarse con tiempo suficiente para pasar una hora refrescando su mente son el sermón que ya ha preparado para el servicio de la mañana para que la unción santa venga sobre él al momento de dar el mensaje.

            Además debe desayunar bien y a una hora lo suficiente temprano para que no hay demasiado apurado para llegar a tiempo a la escuela dominical durante el tiempo que se da a este departamento de la iglesia, el pastor puede dar atención marcada y a su dirección tanto como sea necesario, pero debe también encontrar unas cuantos minutos para permanecer en meditación, para  refrescar su memoria y para gozar de comunión con su creador que pueda llegar al pulpito preparado para hablar como ministro de Dios al pueblo.

            Cuando ha terminado con el servicio de la mañana ha predicado su sermón y su saludo a los de su congregación, resulta natural que haya dado mucho de su energía física y nerviosa a los demás.

            Es cosa buena llegar a su casa y mientras la comida está preparándose que descanse media hora. Después de haber comido con moderación es bueno que descanse por una hora para que esté listo para predicar efectivamente en el servicio de la noche. Esto le dará tiempo suficiente para orar y para meditar la preparación de su mensaje. Antes de ir al servicio puede comer algo pero no demasiado esto le dará fuerza física y al mismo tiempo conservara su mente abierta después del servicio el individuo de fortaleza física normal se sentirá cansado y un tanto agotado. En ocasiones será tentado a aceptar alguna invitación para participar de algo de comida si se le ofrece, pero nunca debe aceptar el domingo en la noche después del servicio e ir a la casa de algún miembro de la iglesia a comer algo pues que la práctica tenderá a disipar la efectividad de su ministerio durante el día. Si está agotado, es probable que coma demasiado o que hable en exceso discutiendo así cosas que ni siquiera deben mencionarse después del servicio. Resulta mucho mejor que el predicador se vaya directamente a su casa si tiene hambre, a entregar su trabajo del día a Dios y al retirarse con la seguridad de que ha cumplido su propósito descansara, de esta manera su esfuerzo no volverá al vacío sino que hará aquella para la cual la envió y que lo prosperara .

            Las reuniones sociales del domingo en la noches son una molestia física y espiritual para el pastor y en un grado sumo también lo son para los miembros de la iglesia  si el miembro es sabio y sigue una costumbre regular el domingo de noche sus miembros de su iglesia seguirán su ejemplo.

Los días activos del pastor

            Contando un día para el descanso y otro día para el programa del domingo el pastor cuenta con 5 días más en los que podrá visitar, la práctica del pastor en pasar las mañanas en el estudio en su hora de visitación la rendido satisfactoriamente debe levantarse temprano, desayunarse temprano, desayunar, tener oración con su familia, leer todo lo digno que se encuentre en el periódico de la mañana si es que lo recibe, y estar en su oficina haciendo consultas “si la tiene” o en el trabajo de su iglesia a las 8 de la mañana en esta clase de trabajos debe permanecer cuando menos 4 horas durante 5 días de la semana.

            Es probable que sus horas resulten interrumpidas hasta cierto grado pero si dedica 20 horas en oración, en la lectura y en escritura, resultará capacitado para predicar con inteligencia y poder al medio día bien puede contar el pastor con una hora y media para su almuerzo, dando atención a cualquier otra actividad que requiera tiempo. Pero de 1:30 Pm. hasta 5:30 Pm. Debe estar siempre ocupado en su visitación pastoral claro que en algunas regiones de y Hispanoamérica las visitas se harán de acuerdo al tiempo acostumbrado, cuando mencionamos este horario nos referimos a las horas que un ministro de una ciudad de más o menos importancia puede usar.

            De esta manera tendrá tiempo el ministro para estudiar y para visitar, y 40 horas a la semana le darán oportunidad de presentarse delante de su congregación sin vergüenza alguna, ni con miedo de que su informe anual carezca de suficiente número de visitas.