el programa divino de los siglos

EL  PROGRAMA DIVINO DE LOS  SIGLOS

 El propósito soberano e ilimitado de Dios se ve en el ordenamiento de las cosas  hechas.  

Que tiene Dios un programa de los siglos se revela en muchos pasajes Dt. 30:1-10; Dn. 2:31-45; 7:1-28; 9:25-27; Os. 3:4,5; Mt. 23:37; y en 25:46.

Asimismo hay periodos de tiempo bien definidos relacionados con el propósito divino. El apóstol Pablo escribe el periodo entre  Adán Y Moisés Ro 5:14; Juan habla de que la ley por Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo Jn. 1:17.

Cristo también habla de los “tiempos de los gentiles (Lc. 21:24, que deben evidentemente distinguirse de los “tiempos o sazones judíos (Hechos 1:7; 1 Ts. 5:1).

Así mismo, el habló de un periodo no anunciado hasta ese momento entre sus dos venidas y señaló sus rasgos distintivos y definido su carácter (Mt. 24:9-31).

Hay lo postrero de los tiempos de Israel (Is. 2:1-5).

Así como hay unos postreros días para la iglesia (2 Ti. 3:1-5)

Hay que hacer las diferencias escatológicas que Dios tiene con respecto a la iglesia, Israel, y los gentiles.

 

 II.  EL PROGRAMA DIVINO PARA LA IGLESIA

§  Parousia I

§  El rapto

§  El tribunal de Cristo (Bima)

§  Las bodas del cordero

§  El milenio

§  El estado eterno.

 

III. EL PROGRAMA DIVINO PARA ISRAEL

§  La gran tribulación

§  El anticristo (abominación desoladora)

§  El juicio de Israel (Mt. 24: 15-28)

§  Armagedón (tercera guerra mundial)

§  Restauración de Israel (Parousia II)

§  El milenio

§  EL estado eterno

 

IV. EL PROGRAMA DIVINO PARA LOS GENTILES

§  La gran tribulación (sellos, trompetas)

§  La marca de la bestia (666)

§  Las copas de la ira (séptima trompeta)

§  Armagedón (tercera guerra mundial)

§  Condenación de la gran ramera

§  El juicio ante el gran trono blanco

§  Lago de fuego (estado eterno) 

PAROUSIA

Palabra más frecuentemente usada en las escrituras para describir el retorno de Cristo es “PAROUSIA” ocurre veinticuatro veces en el NT en una variedad de relaciones. Como lo indica su etimología la palabra significa “estar cerca o al lado de” envuelve todo lo que connota nuestra palabra presencia Parousia ha llegado a significar no solamente presencia, sino el acto por lo cual la presencia se hace realidad, esto es, por la venida del individuo.

Un breve estudio de su uso en el NT incluye (1 Co. 16:17; 2 Co. 7:6; Fil. 1:26; 2 Ts. 2; Ts. 2:9; 2P 3:12) todos debemos admitir que estos ejemplos son generales y no técnicos.

La Parousia que se usa frecuentemente para el traslado de la iglesia está claro en las siguientes citas (1 Co. 15:23; 1 Ts. 2:19; 4:15; 5:23; 2Ts. 2:1; Stg. 5:7-8; 1 Jn. 2:28; 1 Co. 15:50-54).

Sin embargo, la palabra también se usa en diferentes citas para describir el retorno de Cristo a la tierra con su Iglesia (Zac. 14:5; Mt. 24:3, 27, 37, 39, 1 Ts. 3:13; 2 Ts. 2:8; 2P. 1:16; Ap. 1:7; Hechos 1:11).

Entonces, parousia 1 es con relación al rapto y parousia 2 es con relación al retorno de Cristo a la tierra con su iglesia (Ap. 19:11-17).

La conclusión es que la misma palabra “parousia” se usa en todos estos pasajes en un sentido general, y no especifico. La contribución a la doctrina es la enfatizar la presencia corporal de Cristo. 

 

 

 

DISTINCIÓN  ENTRE EL TRASLADO Y LA SEGUNDA VENIDA

Son dos programas diferentes entre el traslado de la iglesia y la segunda venida de Cristo que no son sinónimos  en la escritura.

1.      La traslación envuelve la remoción  de todos los creyentes mientras que la segunda envuelve la manifestación del hijo.

2.      La traslación  se refiere a los santos arrebatados en el aire y en la segunda venida el regresa a la tierra.

3.      En la traslación Cristo viene a reclamar una esposa pero en la segunda venida viene con la esposa.

4.      En la traslación conduce a la   remoción de la iglesia y a la iniciación  de la tribulación  y la segunda venida conduce al establecimiento del milenio.

5.      La traslación es inminente mientras que la segunda venida es precedida por una multitud de señales.

6.      La traslación trae un mensaje de consuelo mientras que la segunda venida es acompañada por un mensaje de juicio.

7.      La traslación  está relacionada con el programa de la iglesia mientras la segunda venida está relacionada con el programa para Israel y el mundo.

8.      La traslación es un misterio la segunda venida es predicha en ambos Testamento.

9.      En la traslación solo los creyentes serán juzgados pero en la segunda venida los gentiles e Israel serán juzgados.

10.  En la traslación los gentiles  no serán afectados, mientras que en la segunda venida de Cristo los gentiles si serán afectados.

11.  En la traslación se ve en las señales para los creyentes, pero en la segunda venida las señales son para los gentiles y el pueblo de Israel.

Todos estos contrastes sostienen el argumento de que estos son “dos programas diferentes” y no pueden unificarse en un solo evento.

De acuerdo a estos antecedentes la conclusión es lógica: La iglesia no pasará por la gran Tribulación.

 


LOS VEINTICUATRO ANCIANOS

En Apocalipsis 4:1 se desprende la enseñanza del rapto la historia de la Iglesia en la tierra termina en  Apocalipsis 3:22. En el capítulo cuatro ya aparece en el cielo representada en veinticuatro ancianos que están sentados sobre tronos, vestidos de ropas blancas y ceñidas con coronas de oro.

Cinco señales inequívocas identifican a los ancianos como representantes de la Iglesia. Estas son:

I.                    Su posición: ellos están entronizados alrededor del trono central que esta circundado por un arco iris. A la Iglesia compuesta de todos los redimidos se le ha prometido que será entronizada Cristo (Ap. 3:21).

II.                   Su número:Veinticuatro es el número de los cuales el sacerdote Levítico fue dividido (I Cr. 24:1-9) y de todos los grupos de redimidos solo la iglesia es un sacerdocio (I P. 2:5-9; Ap. 1:6).

III.                Su testimonio: Ellos cantaban un cantico nuevo diciendo digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos porque tú fuiste inmolado y con tu sangre nos has redimido para Dios de todo linaje y lengua y pueblos y nación y nos has hecho para nuestro Dios Reyes y sacerdotes y reinaremos sobre la tierra (Ap. 5:9-10) la iglesia y solo la iglesia, puede testificar de esta manera.

IV.                Coronados: lo que se dice de los veinticuatro ancianos, que tienen coronas, solo se puede entender de alguien que ha vencido y la iglesia ha sido vencedora y recibe su recompensa, las coronas (Thronos= tronos stephanos = coronas) ella está sentada sobre tronos los cuales habla con dignidad y prerrogativa real.

Puesto que, según Apocalipsis 5:8 estos veinticuatro están asociados en un acto sacerdotal, lo cual nunca se asocia con los Ángeles. Tienen que ser sacerdotes creyentes en Cristo, asociado con el Gran Sumo Sacerdote. Por cuanto Israel no es resucitado hasta el fin de la gran tribulación, ni juzgado, ni recompensado, hasta la venida del señor, y de acuerdo con Isaías 26:19-21 y Daniel 12:1-2 estos (Israel) deben ser los representantes de los santos de este siglo (la gran tribulación).


EL TRIBUNAL DE CRISTO

 

Hay dos eventos descritos en las escrituras con los cuales la Iglesia está relacionada seguidamente después del traslado, que tiene una significación escatológica especial: El tribunal de Cristo y las bodas del cordero.

En 3 Corintios 5:10 se declara que los creyentes han de ser llevados a un examen ante el hijo de Dios. Este evento se explica con mayores detalles en 1 Corintios 3:9-15. Un asunto de tanta seriedad demanda cuidadosa atención.

I.         El tiempo del tribunal de Cristo: el evento descrito aquí sucede inmediatamente después de la traslación de la iglesia de la esfera de la tierra. Las consideraciones son las siguientes:

A)     En primer lugar, de acuerdo con Lucas 14:14, las recompensas están asociadas con la resurrección. Puesto que según 1  Tesalonicenses 4:13 al 17, la resurrección es parte integral de las recompensas, las recompensas tiene que ser parte de este programa (el rapto).

B)     Cuando el señor regrese con su esposa a reinar  se ve que la esposa ya ha sido recompensada. Esto se observa en Apocalipsis 19:8 donde las acciones justas de los santos es plural y no puede referirse a la justicia de Cristo impartida que es la porción del creyente, sino las acciones justas que han sobrevivido a la prueba y han llegado a ser la base de la recompensa.

C)     En 1 Corintios 4:5-2 Timoteo 4:8 y Apocalipsis 22:12, las recompensas está asociadas “con aquel día”, esto es, el día en el cual él viene por los suyos. Por lo tanto, debe observarse que  la recompensa de la iglesia tiene que cumplirse entre el traslado y la manifestación de Cristo en la tierra.

II.       E lugar del tribunal de Cristo: Casi no es necesario señalar que este examen debe tener en la esfera celestial. Se dice en 1 Tesalonicenses 4:17, que nosotros “seremos arrebatados…para recibir al señor en el cielo”. Puesto que el bimá sigue a la traslación el aire tiene que ser escenario de él. Esto está confirmado en 2 de Corintios 5:1; 5:8 donde Pablo describe eventos que sucede cuando el creyente esta “ausente del cuerpo y… presente al señor” Así que este evento debe suceder en la presencia del señor en la esfera celestial.

III.     El juez del tribunal de Cristo: 2 Corintios 5:10 aclara que este examen es realizado ante la presencia del hijo de Dios. Jn. 5:22 declara que todo el juicio es puesto en las manos del hijo. El hecho de que este evento se llama en Romanos 14:10 el “tribunal de Dios” indica que Dios ha puesto  este juicio  en las manos del hijo. Parte de la exaltación de Cristo es el derecho a manifestar autoridad divina en el juicio.

IV.    Los sujetos del Tribunal de Cristo: Debe observarse cuidadosamente que el problema aquí no es determinar, si son creyentes o son incrédulos, si están en el cielo, se da por sentado que son creyentes porque los incrédulos no van al cielo. Sólo los creyentes podrían experimentar la obra de Dios, “quien nos ha dado las arras del Espíritu. Sólo el creyente podría tener confianza” entre estamos en el cuerpo, estamos ausente del señor y si estamos ausente del cuerpo, estamos presente con el señor.

V.      La base del examen en el tribunal de Cristo: En el tribunal de Cristo, la salvación no está siendo considerada. Si ha llegado al cielo es porque es salvo. Romanos 8:1 Juan 5:24 Juan 4:17, 5:13

Llevar al creyente al juicio en la relación con el pecado sería desvalorizar la obra de Cristo en nosotros, su obra es digna… como hombre ha sido pesado en balanza y ha sido llamado falto.

Nación bajo condenación, en una herencia natural de ira, y nada bueno se ha descubierto en su carne, pero su culpa ha sido borrada por la sangre de su redentor, y ha sido gratuita y justamente por causa de su redentor y salvador.

Por Cristo resucitó de entre los muertos ya no está en sus pecados. Es “Justificado” por la fe (Ro. 5:1) y es presentado ante Dios en el nombre y por los méritos del Justo, y de este nuevo y siempre bendito título de aceptación.

El espíritu santo es el sello y el testimonio vivo. Por lo tanto por su propia cuenta no puede presentarse juicio.

Así que no es una cuestión de recompensar al servicio como en (1 Co. 3:8-14), sino la retribución del justo gobierno  de Dios de acuerdo con lo que cada uno hizo, sea  bueno o malo. Esto incluye a todos los justos (maduros en la fe) o injustos (débiles en la fe).

La palabra que se tradujo “compadecer” en “2 Co. 5:10” podría mejor traducirse “ser puesto de manifiesto” de manera que el versículo se lea “porque es necesario que todos nosotros seamos puesto de manifestó”.

Esto sugiere que el propósito del tribuna BIMA es hace una manifestación, y demostración por revelación pública del carácter y motivo esenciales del individuo.

Las obras del creyente son sometidas a juicio, es decir “lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo sea bueno o sea malo” (2 Co. 5:10).

Para poder determinar si son buenas o malas en el sentido de aquello que ético o moralmente malo, tenemos que tomar en cuenta que Pablo no uso la palabra griega “KAKOS” = malo, maldad, perversidad, lo que significa en lo moral y ético en (Ro. 12:21), pero la que uso en 2 Co. 5:10 uso la palabra griega “PHAULOS” = malo, debilidad, incapacidad, inmadurez, o más bien, la imposibilidad de haber obtenido de ello una verdadera ganancia, esto “el justo con dificultad se salva” por tanto, el juicio no es determinar lo que es éticamente bueno o malo. Sino más bien de aquello que es aceptable que inútil. No es propósito de Dios aquí (el tribunal) de castigar a su hijo por sus pecados sino recompensar su servicio por aquellas cosas hechas en el nombre del señor.

Porque si el creyente va a dar cuenta por su pecado ¿Cómo llegará al cielo? Si nada inmundo entrará al cielo ¿Cómo un pecador que no ha confesado su pecado podrá llegar al tribunal de Cristo?

Los creyentes llegarán al cielo porque Cristo hizo actos para toda buena obra esto es la muerte de Cristo = Obra expiatoria, que justifica al hombre.

DIFERENCIAS ENTRE ISRAEL Y LA IGLESIA

Israel y la  iglesia son dos grupos que no pueden unirse, sino que deben distinguirse como dos entidades separadas con las cuales Dios está tratando mediante un programa especial. Estos contrastes pueden reseñarse de la siguiente manera:

1.      La extensión de la revelación bíblica: Israel ocupa cuatro quintas partes de la Biblia. La iglesia sólo ocupa una quinta parte.

2.      El propósito divino:Israel recibe las promesas terrenales en los pactos. La iglesia recibe las promesas celestiales en el evangelio.

3.      La simiente de Abraham: Israel es la simiente física. La iglesia es una simiente espiritual.

4.      Supremacía: En Israel, Abraham. En la iglesia Cristo.

5.      Nacionalidad: Israel es una nación, la iglesia es de todas las naciones, donde no hay cultura ni en lo laboral, educacional y social.

6.      Trato divino:Israel disfruta un trato nacional e individual, la iglesia, trato individual solamente.

7.      Ministerio: Israel,  no tiene ninguna actividad misionera y ningún evangelio que cumplir y predicar, la iglesia tiene una comisión que cumplir.

8.      La muerte de Cristo:Israel es condenado nacionalmente, para ser salvo por ella, la  iglesia es salva actualmente por ella.

9.      El padre: En Israel, por una relación peculiar, Dios era padre de la nación en la iglesia estamos relacionados individualmente con Dios como nuestro padre.

10.  Cristo: Para Israel, él es el Mesías, Emmanuel, Rey, para la iglesia él es salvador, señor, esposo, cabeza.

11.  El espíritu santo: En Israel vino sobre algunos temporalmente, en la iglesia mora en todos, individualmente. Somos  templo del Espíritu santo.

12.  La promesa del retorno de Cristo:Para Israel vendrá en poder y gloria para hacer juicio, para la iglesia vendrá con el fin de llevarnos consigo en el rapto.

13.  Sacerdocio:Israel tuvo un sacerdocio, la iglesia es un sacerdocio.

14.  Matrimonio:Israel fue esposa infiel, la iglesia es la esposa.

15.  Juicio: Israel debe enfrentarse al juicio, la iglesia es librada de todo juicio.

16.  Posición en la eternidad: Israel será los espíritus de los justos.

Hechos perfectos en la tierra nueva, la iglesia será la congregación de los primogénitos en los cielos nuevos.

17.  El nuevo testamento:Israel no tiene el nuevo testamento en sus vidas. La iglesia si lo tiene y lo práctica.

Estos claros contrastes, que nuestra la identificación entre Israel y  la iglesia hacen imposible identificar a los dos en un solo programa, Israel es la iglesia y la iglesia es 

                                                                                            LAS BODAS DEL CORDERO

 

En muchos pasajes del nuevo testamento, la relación entre Cristo y la iglesia se revela mediante el uso de las figuras del esposo y la esposa (Juan 3:29, 2 Corintios 11:2; Efesios 5:25-33; Apocalipsis 19:7-8, 21:1-22; 22:17) En la traslación de la iglesia, Cristo aparece como un esposo para tomar a su esposa para sí mismo  para que la relación que fue prometida pueda consumarse y que los dos puedan llegar a ser uno (Juan 14:1-3).

I.                    EL TIEMPO DE LAS BODAS SE REVELA EN LAS ESCRITURAS.

Será entre la traslación de la iglesia y la segunda venida. Antes del traslado, la V todavía prevé esta unión. De acuerdo con Apocalipsis 19:7, estas bodas suceden en el tiempo de la segunda venida de Cristo, por cuanto la declaración es “han llegado las bodas del cordero”. El tiempo “aoristo, elthen”, traducido “han llegado” significa una acto terminado que nos muestra que las bodas han sido consumadas. Se ve que estas bodas siguen a los eventos del Bimá de Cristo, por cuanto aparece con la esposa, aparece con las acciones justas de los Santos Apocalipsis 19:8. Y esto solo se puede referir a aquellas cosas que han sido aceptadas en el tribunal de Cristo. De esta manera las bodas deben colocarse entre el tribunal de Cristo y la segunda venida de Cristo.

En las bodas del Cordero se ve las acciones justas de los Santos, estas acciones justas son de los propios santos, como resultado del tribunal de Cristo. No es la justicia de Cristo pues esta justicia, la de Cristo, no es necesaria en el cielo pues le veremos tal como él es (I Juan 3:1-2), es decir veremos a Dios cara a cara, porque seremos tal como él es.

II.                  EL LUGAR DE LAS BODAS.

El  lugar de las bodas sólo puede ser en el  cielo. Por cuanto éstas siguen al tribunal de Cristo, que como se ha indicado, sucederá en el cielo y es desde el aire que a la iglesia viene cuando el señor regrese (Apocalipsis 19:14), las bodas deben tener lugar en el cielo. Ningún otro lugar sería adecuado para personas celestiales (Filipenses 3:20).  

III.                LOS PARTICIPANTES DE LAS BODAS.

Las bodas del cordero son un evento que solo envuelve a Cristo y a la esposa = iglesia. Se  mostrará más delante de Israel y de los Santos del antiguo testamento no acontecerá sino hasta la segunda venida de Cristo. Apocalipsis 20:4-6 aclara igualmente que los santos  de la tribulación no serán resucitados hasta este tiempo. Claro que sería imposible eliminar estos grupos del lugar de los observadores pero no pueden estar en la posición de los participantes en el mismo evento.

En relación con esto parece necesario distinguir entre “las bodas del cordero” y las “cena de las bodas” Las bodas del cordero son evento que tiene relación particular con la iglesia y sucede en el cielo.

La cena de las bodas  es un evento que envuelve a Israel y se realiza en la tierra. En Mateo 22:1 -14; Lucas 14:16-24 y Mateo  25:1-13 esta donde Israel está esperando el regreso del esposo (Cristo) y de la esposa (la iglesia), la fiesta de las bodas o cena está localizada en la tierra  particular relación con Israel. La cena nupcial entonces, llega a ser el cuadro parabólico de toda la era milenial a la cual se representa durante el periodo de la tribulación  invitación  que muchos rechazarán (Mateo 25:10-13) y por lo tanto, serán echados fuera, muchos aceptarán y serán recibidos en ella. Debido al rechazamiento la invitación también será hecha a los gentiles de manera que muchos serán incluidos. Israel en la segunda venida estará esperando que el esposo venga de la ceremonia nupcial para invitarlo  a esa cena, en el cual el esposo presenta a su esposa a sus amigos (Mateo 25:1-13).

En relación con el anuncio de Apocalipsis 19:9 “Bienaventurado los que son llamados a  la cena de las bodas del cordero” significa que son bienaventurados los que son invitados (Israel y gentiles) a la fiesta que Cristo  con la iglesia les hace, se decir a las cenas de las bodas y en esta fiesta participaran Cristo, la iglesia, Israel y los gentiles para que luego todos entren al milenio.

La iglesia que era el programa de Dios para este presente siglo ya habrá sido trasladada resucitada, presentada al hijo por el padre y constituida en instrumento por el cual la eterna gloria de Dios es manifiesta para siempre. Así la edad presente será testigo del comienzo del desarrollo de la consumación del propósito de Dios de “tomar de ellos… pueblo para su nombre” (Hechos 15:14).

Después de que estas cosas suceden todo en su debido orden entonces viene lo que la Biblia dice “LOS MIL AÑOS”.

RELACIÓN DE CRISTO CON EL MILENIO

Un cuerpo mayor de las escrituras proféticas se dedica al asunto del milenio, el cual desarrolla su carácter y condiciones, más que cualquier otro aspecto. Esta era milenaria en el cual los propósitos de Dios serán completamente realizados en la tierra, demanda considerar atención. Es evidente que no podrá haber no habrá ningún reino teocrático sin la presencia personal manifiesta de JESUCRISTO. Toda esa era depende de su regreso a la tierra, tal como fue prometido. Todo lo que exista en el  milenio su origen en el rey que ha de revelarse.

LA DOCTRINA ESCRITURA DEL MILENIO

I.                    EL MILENIO Y LOS PACTOS DE DIOS CON ISRAEL

Mucho se ha dicho previamente para demostrar que la era milenaria verá el completo cumplimiento de todos los pactos que Dios ha hecho con Israel. Es suficiente demostrar aquí con las escrituras que el reino en la tierra se considera como el cumplimiento completo de estos pactos, que la era milenaria será sustituida por necesidad para cumplir esos pactos.

A.      EL pacto con Abraham: Las promesas que Dios hizo  a este pacto con respecto a la tierra y la descendencia se cumplirá en la era milenaria (Is. 10:21-22; 19:25, 43:1; 65:5-9: Jer. 30:22; 23:38; Ez. 34:24; Mi. 7:19:20; Zac. 13:9; Mal. 3:16-18). La perpetuidad de Israel su posesión de la tierra, y su herencia de bendiciones están directamente relacionadas con el cumplimiento de este pacto.

B.      El pacto de David: Las promesas Davidicas con respecto al rey al trono a la causa real las cumplirá el Mesías en la era milenaria (Is. 11:1-2; 55:3; Jer. 23:20-26; Ez. 34:23-25; 37:23:24. Os. 3:5; Mt. 4:7-8) El hecho de que Israel tendrá un reino sobre el cual el hijo de David reinará como Rey, está basado en este Davidico pacto.

C.      El pacto palestino: Las promesas del pacto palestino  con respecto  a la posesión de la tierra le serán cumplidas a Israel en la era milenaria (Is. 11: 11-12; 65:9; Ez. 16:60-63. 36:28-29, 39:2; Os. 1:10).

Estas referencias a la posesión de la tierra promete el cumplimiento del pacto palestino.

D.     El nuevo pacto: Las promesas del nuevo pacto, según las cuales la nación  tendrá un nuevo corazón, el perdón de los pecado, la plenitud del espíritu, se cumplirá en la era milenaria (Jer. 31:31-34; 32:35-39; Ez. 11:18-20; 16:60-63; 37:26; Ro. 11:26-29). Todas las bendiciones espirituales que Israel recibe son cumplimiento de este pacto.

 Se observará de esta manera que la era milenaria es el cumplimiento de todo lo que Dios prometió a la nación de Israel.

II.                  RELACIÓN DE SATANÁS CON EL MILENIO

Inmediatamente después del segundo advenimiento de Cristo Satanás será atado por mil años.

Satanás, como dios de este siglo (2 Co. 4:4), ha llevado a cabo su obra para derrotar a el propósito y el programa de Dios. La era milenaria ha de ser en que la justicia divina se manifestará (Is. 11:5; 32:1; Jr. 23:6; Dn. 9:24). Ha de ser también la prueba final que Dios le dará a la humanidad caída en las más ideales circunstancias. Toda fuente externa de tentación  debe ser quitada para que el hombre pueda demostrar lo que es fuera de la influencia satánica. Para que pueda haber una plena manifestación de la justicia y una prueba de la humanidad fuera de la tentación externa, satanás debe ser quitado del ambiente. Por lo tanto, en la segunda venida de Cristo, él será atado y quitado de la escena durante todo ese periodo milenario

III.                NOMBRES Y TÍTULOS QUE SE LE APLICAN A CRISTO EN EL MILENIO

Algo de la  múltiple relación que Cristo sostiene con el milenio ha de observarse en los muchos nombres y títulos que se le dan a él en relación con ese periodo, cada uno de los cuales sugiere n algunos hechos de su persona y obra en ese día.

El renuevo (Is. 4:2; 11:1; Jer. 23:5; 33:15; Zac. 3:8-9; 6:12-13).

Este es un nombre de Cristo que se usa en cuatro maneras (1) El renuevo de Jehová (Is. 4:2) es decir el carácter de Cristo como “Emanuel” (Is. 7:14), que habrá de manifestaciones plenamente al pueblo de Israel, ya restaurado y convertido, después del regreso del señor en gloria (Mt. 25:31); (2) El “renuevo de David” (Is. 11:1; Jer. 23:5; 33:15), esto es, el Mesías “del linaje de David según la carne” (Ro. 1:3); manifiesto en su gloria terrenal como rey de reyes y señor de señores; (3) el “siervo el renuevo de Jehová” (Zac. 6:12-13), es decir su carácter como el hijo del hombre, “el postrer Adán” “el segundo hombre” (1 Co. 15:45-47), quien reinara como sacerdote y rey sobre la tierra o sea en el dominio que el primer Adán recibió y perdió.

Jehová de los ejércitos (Is. 24:23; 44:6). Tu Dios, Jehová, justicia nuestra (Jer. 23:6; 33:16) el anciano de Días (Dn. 7:13), el señor (Mi. 4:7), el altísimo (Dn. 7:22-24), el hijo de Dios (Is. 9:6, Dn. 3:25. Os. 11:1), Jehová (Is. 2:2-4, 12:5,6; 7-10, 30:20-22; 40:9-11; Jer. 3:17; 23:5-6; Zac. 14:9). Son todos nombres que muestran que el que reina es verdaderamente Dios una TEOCRACIA.

 La vara de Isai. (Is. 11:1,10), el hijo del hombre (Dn. 7:13), el siervo (Is. 42:1-6: 49:1-7; 53:11), el tallo tierno (Is. 53:2; Ez. 17:22-24) se usan para indicar la humanidad del Mesías y su derecho a gobernar sobre los  hombres debido a su relación con ellos.

La autoridad real del Mesías se  indica en nombres tales como: el rey (Is. 33:17, 22; 44:6; Zac. 14:9), el juez (Is. 11:3-4; 16:5; 33:22; 51:4-5). El legislador (Is. 33:22), el Mesías príncipe (Dn. 9:25-26), el príncipe de los príncipes (Dn. 8:25), en los cuales su derecho al trono y los poderes reales relacionados con el trono se le atribuyen a él.

La obra del rey como redentor que ha de traer salvación alk pueblo se señala en nombres como: El redentor (Is. 59:20), el sol de Justicia (Mal. 4.2).

El que abre caminos (Mi. 2:13), el pastor (Is. 40:10-11, Jer. 23:1,3; 33:16), la Piedra (Is. 28:16; Zac. 3:9), la luz (Is. 60:1-3). De esa manera mediante sus nombres, se presenta el Mesías como el hijo de Dios e hijo del Hombre, que redime y reina durante toda la era del milenio.

IV.               LA MANIFESTACIÓN DE CRISTO EN EL REINO DE LOS MIL AÑOS

Las escrituras proféticas revelan un número de misterios y manifestaciones relacionados con el Mesías en su segundo advenimiento. El Hecho del segundo advenimiento se revela y establece claramente (Dn. 7:22; Is. 60:2; Ez. 21:27; Hab. 2:3; Hag. 2:7; Zac, 2:8; Mal. 3:1). En su venida se lo verá manifestado como el “hijo de Abraham” (Gn. 17:8; Ga. 3:16) nombre con el cual él tomara posesión de la tierra palestina en el nombre de Dios, e instituirá el reino con la simiente de Abraham é  se manifestara como el hijo de David (Is. 9:7). Él manifestará en todos los órdenes geonológicos de la simiente  espiritual = Cristo. Y también él se  manifestara como el hijo del hombre (Hch. 1:11; 5:27) y  como  tal ejecutará juicio en la iniciación del reino y durante toda esa era. É será el rey de Justicia (Is. 32:1), y rey sobre Israel (Jn. 12:13). Él será el rey de reyes (Ap. 19:16) y rey sobre la tierra (Zac. 14:9; Fil. 2:10) él se manifestara como hijo de Dios (Is. 9:6; Sal. 134:3; Heb. 1:8-10), de manera que pueda decirse “he aquí el Tabernáculo de Dios con los hombres” (Ap. 21:3). En estas manifestaciones él hará la obra de redentor (Is. 59:20-21; 62:11; Mal. 4:2), Juez Is. 62:2; 61:2; Dn. 2:22-45; 7:9-10.

Galardonador de los santos (Is. 62:11), Maestro (Is. 2:3; Zac. 8:22), Legislador (Is. 33:22) Pastor (Is. 40:10-11; Jer. 23:1-3).

El milenio será el periodo de la completa manifestación de la gloria del señor Jesucristo. Se manifestará la gloria asociada con la humanidad de Cristo. Estará presente la gloria de un glorioso dominio, en que a Cristo en virtud de su obediencia la muerte, le será dada dominio universal para restaurar ese dominio que Adán perdió.

Estará presente la gloria (Schekynà) de un glorioso gobierno, en que a Cristo hijo de David, le será dado el poder absoluto para gobernar (Is. 9,6;  Sal 45:4; Is. 11:4; Sal. 72:4; 2:9).

Estará presente la gloria de una gloriosa herencia en la cual la tierra y la descendencia prometida a Abraham se cumplirán por medio de Cristo (Gn. 17:8; Dn. 11.16). Estará presente la gloria de una gloriosa magistratura en la cual Cristo como vocero de Dios, anunciará la voluntad y la ley de Dios por toda la era (dt. 18:18,19), estará presente la gloria de una gloriosa casa y del trono. En las cuales Cristo, como hijo de David, cumplirá lo prometido a David (2 S. 7:12-16) Para ese reino presente la gloria de un gloriosos reino sobre el cual Cristo reinará (Is. 11:10; Jer. 23:6).

También estará presente la manifestación de la gloria relacionada con la deidad de Cristo. Su omnisciencia será reconocida (Is. 66:15-24). Su omnipotencia será lo que permanece durante toda la era. (Is. 41:10).  El recibirá adoración como Dios (Sal. 45:6; 66:23; 86:9). La justicia se manifestará plenamente (Sal. 45:4,7; 98:2). Hará una manifestación  plena de gloria divina, misericordia y verdad (Is. 63:7-19; 54:7-10) la bondad y la voluntad de Dios será plenamente manifestada = revelada por medio del Mesías (Mt. 6:10) y se cumplirá en la tierra. La santidad de Dios se manifestará por medio del Mesías Ap. 15:4; Ez. 36:20-23.

Así, por medio del rey, habrá una revelación completa de los atributos divinos, de manera que Cristo pueda ser glorificado como Dios. 

V.                 CARÁCTER ESPIRITUAL DEL MILENIO

A.     El reino caracterizado por la justicia.

Sólo los justos admitidos en el reino “entonces los justos le responderán” (Mt. 25:37). De Israel  así mismo se escribe, “Tu pueblo, todos ellos serán justos, para siempre heredarán la tierra” (Is. 60:21). Las puertas de Sión se abrirán y entrará la gente justa guardadora de verdades (Is.  26:2)

En el milenio la justicia llegará a ser un nombre sinónimo del Mesías. A los que temen su nombre les nacerá el sol de justicia, y en sus alas. Traerá salvación (Mal. 4:2). En la segunda venida del mesías, él dice “Haré que se acerque mis justicia, no se alejará” (IS. 46:13; 51:5). Como sacerdote según el orden de Melquisedec, él es el rey medianero  de Justicia (Sal. 110:4; He. 7:2).

Las palabras claves del reinado milenario de Cristo son justicia y paz, siendo la primera la raíz de la cual la ultima es el fruto… El pueblo del Mesías “Habilitará en morada de paz habitaciones seguras y recreo de reposo” (Is. 32:18). Los oficiales serán de paz y sus exactores, justicia (Is. 60:17). Porque florecerá en su justicia, y muchedumbre de paz hasta que no haya luna (Sal. 72:7). Entonces se cumplirá la verdad de la profecía. “la misericordia  y la verdad se encontraron, la justicia y la paz se besaron” (Sal. 85:10).

Por causa de la presencia del Mesías, Jerusalén será fuente de la cual emanará con deslumbrante gloria toda la justicia milenaria. Si  justicia saldrá “resplandor y su salvación se encenderá como una antorcha. Entonces verán la gente su justicia y todos los reyes su gloria” (Is. 62:1).

Sion será llamada ciudad de justicia (Is. 33:5)

Justicia será el término descriptivo que se caracteriza el gobierno del Mesías en general. Cristo será un rey que reinará con justicia (Is. 32:1).

La justicia será el cinto de sus lomos (Is. 11:5). Con justicia juzgará a los pobres (Is. 11:4) con Sal 72:1-4, y al juzgar y buscar el juicio apresurará la justicia (Is. 16:5). Se proclamará entre los gentiles.

“Jehová reina. Juzgará a los pueblos de justicia” (Sal. 96:10).

Bajo el influjo de Cristo que tengan hambre y sed de justicia serán saciado (Mt. 5:6) y recibirán la justicia del Dios de salvación (Sal. 24:5). Se les dará discernimiento entre el justo y el malo (Mal. 3:18). Israel traerá una ofrenda de Justicia (Mal. 3:3), entonces agradarán a jehová los sacrificios de justicia, el holocausto u ofrenda del todo quemada (Sal. 51:19). El carácter trasformado de Israel  será una respuesta espontánea que nacerá de la justicia  propia de Jehová, un clamor de Justicia será saciado; porque como la tierra produce su renuevo “así Jehová el señor hará brotar justicia y alabanza delante de todas las naciones” (Is. 61:11) para que los afligidos sean llamados árboles de justicia, y platio de Jehová, para gloria suya (Is. 61:3)

B.      El reino caracterizado por la obediencia

Uno de los propósitos esenciales de la creación original era el de establecer un reino en el cual hubiese obediencia completa y voluntaria de parte de sus súbditos a Dios. El árbol fue puesto en el huerto como una muestra = obediencia (Gn. 2:6-17). Pronto llego la desobediencia. Dios no renuncio a su propósito de someter todas las cosas en sujeción a él.

Pablo declaro este continuo propósito.

Dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así los que están en los cielos, como las que están en la tierra (Ef. 1:9-10).

Dios sujetará todas la cosas a aquel que dijo: “He aquí que vengo, pronto, oh Dios, para hacer su voluntad” (He. 10:9).

El hacer la voluntad de Dios en el milenio se facilitará grandemente por varias razones: (1) Mediante el cumplimiento del nuevo pacto, Israel tendrá corazón y mente renovadas de manera que puedan tener la ley de Dios en su interior (Jer. 31:33-34); (2) El Espíritu Santo será derramado sobre toda carne para morar, llenar y enseñar (Jl. 2:28-32; Ez. 36:25-31). (3) Satanás será atado los malignos serán destruidos (Sal. 37:9-10; Jer. 31:29-30) y los maslo sistemas sociales, religiosos, económicos  y políticos del cosmos satánico será liquidados. (4) En vez de desunión de Israel, habrá una unanimidad tal que ellos verán ojo a ojo otra vez En Sion (Is. 52:8). (5) El conocimiento universal del señor eliminará la oposición inadvertida a la voluntad de Dios por la ignorancia. (6) Habrá una amplía sumisión gentil a la autoridad de cristo (Sal. 22:27,28; Mal. 1:11).

Está perfecta manifestación será el carácter espiritual del milenio.

C.      El reino caracterizado por la santidad

Todos los que quedaren en Sion, habiéndose lavado de su inmundicia serán llamados Santos, (Is. 4:3-4) Jehová exaltará su satno monte (Sal. 48:1; Jer. 31:23; Is. 27:13) y establecerá su casa santa, la ley de la cual será la santidad (Is. 32:12). Será su morada para siempre y el lugar donde pasarán las plantas de sus pies para que Israel nunca más profane su santo nombre (Ez. 43:7), y sabrán todas las naciones que Jehová el santo está en Israel  (Ez.  39:7). Cristo reinará sobre las naciones de la tierra desde el trono de su santidad (Sal. 47:8-9), de acuerdo, con el santo juramento que selló el pacto Davidico (Sa. 89:35-36). Los sacerdotes enseñaran al pueblo la diferencia entre lo santo y lo profano (Ez. 44:23) y ellos aparecerán ante el Mesías en la hermosura de su santidad (Sal. 110:31). En aquel día estará grabados sobre las campanillas de los caballos: “SANTIDAD DE JEHOVÁ” (Zac.14:20-21)

D.     El reino caracterizado por la verdad

Es causa de juicio que los hombre “cambiaron la verdad de Dios por la mentira” (Ro. 1:25). Mediante el Mesías, quien pudo decir: “Yo soy el camino y la verdad, y la vida” (Jn. 14:6). Habrá una completa manifestación de la verdad en el milenio, lo que establece aún más el carácter esencial de ese reino.

Cristo el siervo de Jehová justicia por medio de la verdad (Is. 42:3) revelará  a Israel  abundante de paz y de verdad (Jer. 33:6). La verdad y la misericordia se encontrarán y brotarán de la tierra (Sal. 85:10-11). Entonces dirá Israel “se ha acordado de su misericordia y de su verdad para la casa de Israel; todos los términos de la tierra han visto  la salvación de nuestro Dios”. David (26:5). La fidelidad será el cinto de sus lomos (Is. 11:5). Y el juzgará a los pueblos del mundo con su verdad (Sal. 96:10). La fidelidad de Jehová asegurará que en la presencia del que una vez fue menospreciado, verán reyes y se levantarán  príncipes  adorarán (Is. 49:7). Jerusalén será llamada la ciudad fiel (Is. 1:26), porque “así dice Jehová: Yo he restaurado a Sión, y moraré en medio de Jerusalén, y Jerusalén se llamará ciudad de la verdad” (Zac. 8:3).

E.      El reino caracterizado por la plenitud del espíritu santo.

Al instruirse el reino teocrático, la profecía de Joel se cumplirá: y después de esto derramaré mi espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñaran sueños, y vuestros jóvenes verán visiones: Y sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi espíritu en aquellos días (Jl. 2:28-29).

Las profecías que describen el milenio concuerdan en su testimonio de que la obra del espíritu santo en los creyentes será más abundante y tendrá mayor manifestación en el milenio que cualquier otra de las eras bíblicas anteriores a él. Es evidente en las escrituras que todos los creyentes serán moradas del espíritu Santo   en el milenio así como lo son en la era presente (Ez. 36:26; 37:14; Comp. Jer. 31:33).

La plenitud del espíritu Santo   será común en el milenio, en contraste con la poca frecuencia de ella en otros siglos, y se manifestará en adoración y alabanza al señor y en obediencia voluntaria  a él así como el poder espiritual y en transformación interior (Is. 32:15; 44:3; Ez. 39:29; Jl. 2:28-29). En contraste con la apatía, frialdad, y mundanalidad del presente siglo habrá un fervor espiritual, amor a Dios, gozo santo entendimiento espiritual y una maravillosa comunión entre los santos.

Debe por tanto, observarse que la característica sobresaliente del milenio es su natural espiritual. Un reino terrenal, de seguro, pero espiritual en cuanto a su carácter. Todos estos atributos (activos y morales), estarán en acción en el milenio.

DIOS

Amor

Justicia

Verdad

Obediencia

Plenitud

 

MILENIO

En relación con el milenio y la iglesia, debe observarse que su destino primordial está relacionado con una persona, y no con un lugar. Aunque el lugar ocupa mucha importancia (Jn. 14:3), el lugar es eclipsado por la persona a cuya presencia es llevado el creyente decir que el lugar no es de importancia, sino tuviera la persona ahí.

Y sí me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis (Jn. 14:6).

Cuando Cristo, vuestra vida se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con  él en gloria (Col. 3:4).

Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser, pero sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a él porque le veremos tal como él es (Jn. 3:2).

Se hace hincapié en la persona en todos los pasajes que tratan de la gloriosa expectativa de la iglesia y no en el lugar al cual son llevados.

Ya se ha demostrado en pasajes tales como Apocalipsis 21:3 que el señor Jesucristo estará morando con los hombres en la nueva tierra, en el reino eterno. Puesto que la escritura  revela que la iglesia  estará con Cristo, se concluye que la eterna morada de la iglesia será donde este Cristo y el Cristo es el rey del milenio, la iglesia también estará en el milenio, y si en el estado eterno Cristo  Dios (1Co. 15:28) morará como rey la iglesia también morará de acuerdo a los que Cristo es,  es decir, “seremos semejantes a él esta relación tal sería la respuesta a la oración del Señor por aquellos que Dios le había dado al padre. Aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy también estén conmigo para que vean mi gloria que me has dado” (Jn. 17:24). Por cuanto la gloria eterna de Cristo se manifestará en el reino eterno en su dominio eterno, es natural que la iglesia esté allí para contemplar y vivir bajo esta glorificación milenaria y eterna.

Bajo este clímax de revelación todo lo que sea Cristo lo es la iglesia, y todo lo que haga la iglesia, significa que Cristo lo hizo, es decir que todos los atributos morales, activos y aún los no relacionados, estarán dentro del corazón de la iglesia = corazón de Jesús.

En cuanto al asunto del Israel en el milenio ellos no van a hacer como la iglesia, pues ellos llegarán al milenio como o personas naturales, pero no glorificados como lo es la iglesia pero seremos “Un solo pueblo”  tanto los ángeles, Israel  y la Iglesia, aunque el pueblo de Israel   tiene que reinar mil años, para que luego de la segunda resurrección el clímax de la iglesia y de los ángeles, sea también con el pueblo de Israel, y luego que ocurra todo esto, todos llegaremos al estado eterno en un solo clímax “Para que Dios sea todo en todos”.

Otra cuestión que surge es la que en milenio habrá gente natural o no glorificada, pero también habrán glorificados (la iglesia), y resucitados. ¿Podrán tener comunión? Si, Lucas 24:36-47.

EL ESTADO ETERNO

Preparación para el reino eterno.

Aunque la palabra de Dios no da una gran  cantidad de detalles con respecto al reino eterno se da lo suficiente como para proporcionar a los hijos de Dios una plena seguridad de gloriosa bendición que les espera en su relación eterna con el Padre y el hijo. Entre la terminación del reino teocrático terrenal y la unión de ese reino con el reino eterno de Dios acontecieron ciertos  eventos trascendentales, de  manera que todo vestigio de rebelión arrancado y Dios como supremo.

I.                    La purificación del reino eterno.

Hay tres eventos predichos en la escritura que podrán verse como actos de purificación del universo de los vestigios de la  maldición, para que el reino eterno de Dios pueda manifestarse plenamente.

1)      La liberación de satanás y la revuelta satánica dirigida (Ap. 20:7-10)

2)      La purificación de la tierra por fuego (Ap. 20:9)

3)      El juicio de los pecadores ante el gran trono blanco (Ap. 20:11-15)

A.      La liberación de satanás y la revuelta satánica dirigida.

Juan describe una escena en la tierra  en la terminación de la era milenaria que le produjo vértigos a la imaginación.

Cuando los mil años se cumplan, satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla, el número de los cuales es como la arena. Y subieron sobre la anchura de la tierra y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y el Dios descendió fuego del cielo y los consumió (Ap. 20:7-9).

El propósito por el cual satanás suelto se discierne fácilmente por su actividad en el tiempo de su liberación.

El saldrá para engañar a las naciones ¿Cuáles? La que se reprodujeron en el tiempo de los mil años (Jer. 30:20; 31:29; Ez. 47:22; Zac. 8:5; 10:8) el número de los cuales es como arena del mar. La revuelta de satanás contra la teocracia, es un intento más de parte, de él para alcanzar la meta de su primer pecado (Is. 14:11-14). La liberación de satanás se considera en la escritura como la prueba final que pondrá de manifiesto la corrupción del corazón humano.

¡Ay! ¿Qué es el hombre? Ha sido probado en todas las condiciones  posibles; en la bondad del gobierno, la ley, la gracia, y entonces será probado en la gloria (los mil años). El propósito por el cual satanás será suelto, pues, será para que demuestre que, aun cuando el hombre sea probado en el reinado del Rey y en la manifestación de su santidad, siempre será un fracasado. Aunque aquellos que habrán estado en el milenio habrán sido salvos, no habrán sido perfeccionados. La progenie que tengan ellos durante la era milenaria nacerá con la misma naturaleza caída de pecado con la cual nacieron sus padres y por consiguiente necesitarán la regeneración, durante la administración del rey, en el cual reinará con el regimiento de su naturaleza “con vara de hierro”.

Y ahora sugiere la siguiente pregunta ¿Por qué estando él sobre el trono del universo permite al mal que él mismo aborrece, sacándolo de la prisión a Satanás?

A parte de alguna comprensión de la profundidad  de la depravación del corazón humano no se entienda como una multitud, “el número  de los cuales es como la arena del amar” (Ap. 20:8), puede revelarse contra el señor Jesucristo, cuando ha vivido bajo su beneficencia toda la vida. Pero en esta rebelión se demostrará que Dios es justo una vez más, cuando castigue el pecado. El juicio vendrá en forma de muerte física, mediante el descenso del fuego, sobre los rebeldes reunidos bajo el liderazgo de Satanás (Ap. 20:9) De esta manera, Dios quitará toda incredulidad del reino en preparación de ese reino para su fusión con el reino eterno de Dios.

B.      Purificación de la creación.

Por causa del pecado de Adán en el huerto, Dios pronunció una maldición sobre la  tierra, cuando dijo: “Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerán de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá (Gn. 3:17-18). Se hace, por tanto, necesario quitar el último vestigio de esta maldición sobre la tierra antes de la manifestación del reino eterno”.

Y vi un trono blanco y al que estaba sentado en él de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. (Ap. 20:11)

Este paso de la tierra presente se predice en un buen número de pasajes (Mt. 24:35; He. 1:10-12; Ap. 20:11).

C.      El juicio de los pecadores.

Ante el gran trono blanco aparecerán todos “los muertos” (Ap. 20:12). Los resucitados para vida habrán sido todos los llamados del sepulcro mil años antes (Ap. 20:3-6). Los resucitados, que menciona este pasaje serán juzgados y lanzados a la muerte segunda (Ap. 20:14) son los de la segunda resurrección, esto es la eterna separación del reino de Dios en todo (1 Co. 15:28).

El propósito de Dios en los juicios antes del milenio será el de recoger “de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y los que hacen iniquidad”  y echarlos “en el lago de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mt. 13:41-42). El propósito de Dios de los juicios antes del milenio es de quitar el reino eterno a “todos los que hacen iniquidad”. Mediante ese juicio la soberanía absoluta de Dios será entonces manifestada.

Con respecto a la retribución de los perdidos, es importante observar que el lago de ¡fuego es un lugar, no simplemente un estado, aunque envuelve un estado (la muerte eterna).

Todo esto ocurre al final de los mil años (Ap. 20:11-15).

II.                  Creación de los cielos y de la tierra nueva.

Después de la disolución del presente cielo y la presente tierra, al final del milenio, Dios creará un cielo nuevo y una tierra nueva (Is. 66:22; Ap. 21:1; 2 P.3:13). Mediante un acto creador de Dios pondrá en existencia un cielo  nuevo y una tierra nueva. De la manera como Dios creó los actuales cielos y tierra para que fuesen escenario de su despliegue teocrático, así creará  Dios los cielos y tierra nuevos para que sea escenario del reino eterno teocrático de Dios.

Entonces será eternamente cierto “He aquí  el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo y Dios mismos estará con ellos como su Dios” (Ap. 21:3). La creación de los cielos y de la tierra nueva es el acto preparatorio final en preparación para el reino eterno de Dios. Será entonces verdad que Dios tiene en el cual “mora la justicia” (2 P. 3:13).

En ese momento es que los de la era milenaria, (Israel, gentiles) que se reprodujeron, serán glorificados, y serán como la iglesia que fue glorificada antes del milenio. Entonces en el estado eterno, sino que todos serán como Dios, porque  Dios estará “en” nosotros y nosotros “en” Dios (Ap. 21:7).

Está es una realidad eterna.

 Uno de los propósitos que ha de realizarse durante la tribulación es la preparación de la nación de Israel para el reino que ha instituirse (el milenio) al regreso del Mesías en cumplimiento de los pactos con Israel.

Dice Jehová, y destruiré las naciones entre las cuales te esparcí; pero a ti no te descubriré, sino que te castigaré con justicia; de ninguna manera te dejaré sin castigo. (Jer. 6:16).

La duración de la gran tribulación es de siete años (dn. 9:27). Estos siete años de gran tribulación, es conocido como “Un mal que viene” (Ez. 7:1-5), “día de Jehová y muy terrible” (Jl. 2:11), “la  hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero” (Ap. 3:10), “día de ira” (Sof. 1:15), “Ira del cordero” (Ap. 6:16).

Es una prueba para Israel, donde Dios por medio esta prueba, hará el propósito de purificación.

Y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. El invocará mi nombre. Y yo le oiré, y  diré: Pueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios (Zac. 13:9).

Este programa se desarrolla en un estricto orden cronológico, una cronología detallada de los eventos predichos en relación con la nación de Israel se nos da en la importante profecía del señor en Mateo 24:1-25:46

Los discípulos se le acercaron, diciendo: Dinos, ¿Cuándo serán estas cosas, y que señal habrá de tu venida, y el fin del siglo (mundo)? Mateo 24:3.

Todo el pasaje de Mateo 24 y 25 fue escrito para contestar esta pregunta a las señales de la venida del Mesías, que pondría fin a esta era.

La reseña que hace el señor de los eventos del periodo de la tribulación puede, por tanto, determinarse de la siguiente manera:

En la primera mitad de la tribulación (tres años y medio), Israel experimentara los castigos de los eventos de los versículos 4 al 8 de Mateo 24.

Mateo 24:4-8 es lo mismo de los  sellos de Apocalipsis 6, aunque Israel morará en relativa seguridad de acuerdo con el falso pacto (Dn. 9:27). A la mitad de la gran tribulación (los segundos tres años y medio) se desatará una gran persecución (Mateo 24:9) (Ap. 12:12-17) por causa del desolador (el anticristo)  (Mateo 24:15); (2 Ts. 2:8-9), este anticristo (desolador) de estos versículos, es el mismo de Apocalipsis 13:1-10 y su obra es la misma, este desolador hará que Israel huya de la tierra (Mateo 24:16-20 con Apocalipsis 13:10). El Israel incrédulo será engañado por el falso profeta (Mateo 24:11 con Apocalipsis 13:11-18); y caerá en la apostasía (Mateo 24:12, 24 con 2 Ts. 2:11). El Israel creyente será un pueblo de testigos que llevará buenas nuevas de que estos eventos anunciaran la proximidad del Mesías (ellos predicarán el evangelio en la gran tribulación Mateo 24:14). Este periodo terminará con la segunda venida del Mesías (Mateo 24:27-28). Tal parece ser el resumen que hace el señor de la cronología del período de la tribulación.

Después de la descripción del periodo de la gran tribulación, el señor lleva la cronología  de los eventos un paso más allá, al describir la segunda venida (Mateo 24:30-37, comp. Apocalipsis 1:7; 19:11-14).

Con respecto a esta venida se mencionan varias cosas.

1.      Tendrá lugar “inmediatamente después de la tribulación de aquellos días” (Mateo 24:29 comp. Con Apocalipsis 19:2).

2.      Será predicha por señales en el cielo (Mateo 24:29 comp. 2 P.)

3.      Entonces aparecerá la señal del hijo del hombre (Mateo24:30 comp. Con Apocalipsis 1:7)

EL REMANENTE DE APOCALIPSIS

Pablo dice claramente en Romanos 11:25 que el endurecimiento de Israel es un endurecimiento temporal. Por cuanto esa nación está ahora endurecida. Dios no puede tener un remanente. En Romanos 11:26, 27 se declara:

 Y luego todo Israel será salvo, como está escrito.

Vendrá de Sion el libertador, que apartará de Jacob la impiedad.

Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados.

Pablo declaro previamente en (Romanos 9:6) que Dios no está contando con toda la nación de Abraham (Israel), sino que las promesas son para aquellos que están en fe (Romanos 9:7).

 De esta manera entendemos que “todo Israel” en Romanos 11:26 se refiere a este  remanente creyente, los judíos creyentes, en la segunda venida de Cristo son los mismos de Dn. 7:21, 22 y estos creyentes santos son los mismos de Apocalipsis 12:17 y 13:10 y estos son los mismos de Mateo 24:16-22 y estos creyentes son los de Ezequiel 37:8-14.

Y de esta manera “Todo será salvo” (es decir todo el Israel creyente Mateo 25:10, 23; 24 Lucas 12:35-37; 21:36). Entonces se cumplirá lo que dijo el señor en Mateo 25:34 “Venid benditos de mi Padre, heredad el reino preparados para vosotros desde la fundición del mundo”

El Israel incrédulo no entrara en el milenio, sino que será echado fuera, allí será el lloro y el crujir de dientes (Mateo 24:48-51: 25:11-13 Mateo 25:30; Lc. 13:28; Mateo 24:12, 24; Ezequiel 20:38).

El derramamiento de la ira de Dios tiene el propósito de llevar a los hombres al arrepentimiento (Apocalipsis 16:9-10), aunque la mayoría no se arrepentirá, algunos volverán a Jehová mediante estas señales.

Se podría concluir diciendo, pues que la nación, no estará salva al principio de la tribulación, (los primeros tres años y medio) recibirá una multitud de testigos de varias clases para que los individuos experimenten la salvación  durante el periodo y la nación sea salva finalmente en la segunda venida (Romanos 11:26-27), el hecho de que los hermanos mencionados en Apocalipsis 12:10-11, venzan por medio de la sangre del cordero y de la palabra del testimonio de ellos, indica que muchos serán salvos durante el periodo de la tribulación.

LOS MEDIOS DE SALVACIÓN PARA EL REMANENTE

La pregunta difícil esta; ¿Cómo llegará a formarse ese gran cuerpo de redimidos? Toda la iglesia habrá sido arrebatada para entonces. El espíritu santo  y que él será quitado (en la traslación de la iglesia) sin embargo, debe reconocerse que el espíritu santo en OMNIPRESENTE. El cesará en su ministerio particular de morar en el cuerpo de Cristo (la iglesia, pero eso no significa que estará inoperante). En Mateo 24:14 aclara que el evangelio que se predicará será el evangelio del reino y esto será en la tribulación.

Lo que con frecuencia se ignora es el hecho de que en la proclamación que Juan hizo del “evangelio del reino” habían dos facetas distintas “arrepentíos, porque el reino delos cielos se ha cercado”.

(Mateo 3:2) “He aquí el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Jn. 1:29.) El Apocalipsis aclara que la salvación es por medio de la sangre del cordero.

Y ellos le han vencido por medio de la sangre del cordero y de la palabra del testimonio de ellos  y menospreciaron sus vidas hasta la muerte (Apocalipsis 12:11).

Estos son los que han salido de la gran tribulación y han llevado sus ropas y la han emblanquecido en sangre del cordero. (Apocalipsis 7:14).

LOS MEDIOS DE SALVACIÓN PARA EL REMANENTE

Es obvio en Apocalipsis 12:11, 17 que este remanente creyente mantiene la posición de un cuerpo testificante durante el periodo de la tribulación. La animosidad particular de Satanás se debe al hecho de que ellos tienen el testimonio de Jesucristo (Apocalipsis 12:17). El antiguo testamento presenta a Israel como de Dios a las naciones de la tierra, Israel  fue infiel a este ministerio. Dios levantará un testigo fiel durante la gran tribulación con el fin de cumplir este propósito original para esta nación.

LA RELACIÓN DE LOS 144.000  CON EL REMANENTE

Al considerar las profecías del AT. Se observó que Dios tiene un remante dentro del remanente de la nación. Los 144.000 de que nos habla en Apocalipsis 7 y 14 son un remanente muy especial que está dentro del remanente especial. Los 144.000 son salvos en la gran tribulación pero ellos no morirán.

Se hace claro que muchos de los santos de Israel mueren durante la tribulación (Apocalipsis 13:7; Mateo 24:9; Apocalipsis 20:4). Por lo tanto, el remante  de la nación que está sujeto a la muerte, no puede ser el mismo de los 144.000, el cual, no está sujeto a la muerte.

Se observará que el remanente de Romanos 14:26 no se convierte hasta la segunda venida de Cristo (Mateo 25:10; con 2 Co. 3:15-17). Pero del otro remante (los 144.000) se dice que fueron guardados (salvos, sellados) antes de la segunda mitad de la gran tribulación (Apocalipsis 7:1-8), es decir cuando comienza el clímax de la gran tribulación (Mateo 24:15; Dn. 9:27).

En el capítulo 7, los 144.000 son sellados por Dios, separados para un ministerio especial antes que comience la tribulación. Con toda probabilidad, la multitud de gentiles “SALVOS” que describe el pasaje que sigue (Apocalipsis 7:9-17); llegan al “conocimiento de salvacion” por medio del ministerio de este grupo. Y este grupo de predicadores, forman una parte especial, y con el resto de remanente que predican el “evangelio” del reino en todo el mundo (Mateo 24:14). Tenemos que recordar que este texto ocupa ya la gran tribulación, vea el versículo 15 y compárese con Daniel 9:27, (la expresión “semana” significa siete años). La semana tiene siete días, compare como Dios al día le dice al año en el Libro de Ezequiel 4:5 Génesis 29:27-30.

La siguiente pregunta es ¿Cómo fueron redimidos 144.000 cómo llegaron a la salvación los santos que se nombran en Apocalipsis 12:17; 13:9; los gentiles de Apocalipsis 7:9-17, los decapitados Apocalipsis 6:9-11; 20:4, la palabra profetizar sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes, como predicaron los dos testigos Apocalipsis 10:11 y 11:6, el ángel que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra a toda la nación, tribu, lengua y pueblo Apocalipsis 14:56-72? Todo este espacio ocupa el periodo de la gran tribulación, nada se puede hacer, si el espíritu santo no estuviera en acción en la gran tribulación.

El espíritu santo redarguye al mundo de pecado (Jn. 16:8-9), y sin él no se puede invocar al señor Jesús (I Co. 12:3).

Y dará prodigios en el cielo y en la tierra, sangre y fuego y columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre antes que venga el día grande y espantoso de Jehová y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo. (Joel 2:30-32).

  Este pasaje se refiere a la gran tribulación. Entonces: ¿Se salvarán en la gran tribulación? Si y son tantos, que Juan dice que nadie podía contarlos porque habían de todas la naciones y tribus y pueblos y lenguas (Apocalipsis 7:9).

Ahora vea la expresión: Estos son  los que han salido “DE LA GRAN TRIBULACIÓN”, y han lavado sus ropas y las han emblanquecido en la sangre del CORDERO. Apocalipsis 7:14.

Estos son los que invocaron el nombre del Jehová y fueron salvos de acuerdo a Joel 2:30-32, invocaron el nombre de Jehová porque les predicaron (Mateo 24:14: Lc. 21:36; Apocalipsis 10:11; 11:6; 14:6; 13:10; 20:4; 7:17).

¿Y cómo oirán sin haber  quien les predique? Romanos 10:14.

REMOCIÓN DEL ENDURECIMIENTO DE ISRAEL

Es enseñanza del nuevo testamento que la nación del Israel es una nación endurecida. No sólo que están endurecidos espiritualmente porque deliberadamente rechazaron a su Mesías, sino que un juicio divino ha caído sobre ellos de manera que la nación está endurecida judicialmente.

(Mateo 13:14-15; Mr. 4:12; Lc. 8:0; Lc. 12:40; Hch. 28:26-27)

Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo descubierto, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos (2 Co. 3:14-15).

Sin embrago aun aquí se predice que esta condición cambiará, porque Pablo dice: “Pero cuando se convierten al señor, el celo se quitará”.

(2 Co. 3:16)

El pasaje más largo que trata de este asunto se encuentra en Romanos.

11 Pablo indica (versículos 17-27) que Israel ha sido apartado de lugar de bendición para que los gentiles puedan ser introducidos a ese lugar de bendición, del cual ellos serán llevados de nuevo. La enseñanza de Pablo está en las  palabras.

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este ministerio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles (Romanos 11:25).

Se notará que hay un tiempo definido en que el “endurecimiento” será quitado de la nación. Pablo dice que “ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta…” La expresión, HASTA es una expresión temporal que significa “hasta el tiempo en que””. Esto prevé la remoción del endurecimiento en un tiempo  “señalado”. ¿Cuándo?

 En Lucas 21:24, Cristo se refirió a los “TIEMPO DE LOS GENTILES” con relación a Israel en la gran tribulación.

Y caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén  será hollada por los gentiles, hasta (Lucas 21:24: con Apocalipsis 11:2).

Y los tiempos de los gentiles tiene relación con la dominación política de los gentiles (los tiempos de los gentiles comenzaron mucho antes de Cristo y continuará hasta que Cristo regrese para establecer su reino).

Pero Pablo dijo que este endurecimiento será, hasta que haya entrado la PLENITUD DE LOS GENTILES (Romanos 11:25). Entonces: ¿Cuál es la diferencia entre el tiempo de los gentiles y la plenitud de los gentiles? La diferencia está en que en la plenitud de los gentiles, el que gobierna en los gentiles, es Dios, pero en los tiempos de los gentiles el que gobierna es el diablo en el corazón de ellos.

La plenitud de los gentiles empezó en pentecostés y termina en el traslado de la iglesia. Pero en tiempo de los gentiles empezó Adán y Eva le  entregaron el dominio a Satanás, y termina en la segunda venida de Cristo.

De manera que Pablo quiere decir que el endurecimiento será quitado en el momento del traslado de la iglesia (Romanos 11:25).

Cristo quiere decir en Lucas 21:24 que la gran tribulación para el pueblo de Israel terminará cuando en tiempos de los gentiles se cumplan, ¿Cuándo se cumplan? Cuando Dios terminé con todos los gentiles (Apocalipsis 19:21).

Debe observarse que la remoción de este endurecimiento no significa revelación  clara de la verdad espiritual al individuo. Estará todavía poseído por la dureza de su naturaleza. Pero si significa que Dios habrá restaurado a Israel a una condición de bendición junto a los gentiles. Dios tratará luego con la nación con la cual él no ha vuelto a tratar desde que rechazaron al Mesías. Debe observarse, además, que la remoción final del endurecimiento, esto es, del endurecimiento espiritual del cual aún son heredero, no se alcanzará sino hasta el segundo advenimiento de Cristo (Romanos 11:25-27).

Entonces se cumplirá “Y luego todo Israel será salvo” (Romanos 11:26)

LOS DOS TESTIGOS

Una consideración importante relacionada con la posición de Israel en la gran tribulación se indica en Apocalipsis 11:3-12, donde se describe el ministerio de los dos testigos.

He aquí Dios envía dos testigos misteriosos, sobre los cuales nadie sabe exactamente  quienes son y de dónde han aparecido. La insinuación  de que ellos están “EN PIE DELANTE DE DIOS”, autoriza a pensar que ellos vinieron del cielo (Apocalipsis 11:4). Pero ellos aparecieron  en una imagen extrañamente humilde, sin duda para no dar una impresión impositiva, sino para aquellos que oigan su testimonio, puedan voluntariamente aceptarlo o rechazarlo.

¿Quiénes son ellos? Hay varias explicaciones y suposiciones. Unos dicen que estos no son personas, sino ideas, o sea que son el Antiguo y Nuevo Testamento.

Pero analizando bien se nota que serán realmente personas y no ideas.

Esto resulta claro en los siguientes hechos:

a)      Ellos serán “vestido de cilicio” (Apocalipsis 11:3). A las ideas o en general a las oposiciones o enseñanzas no es necesario vestir humildes un en delicados vestidos.

b)      Ellos estarán profetizando por espacio de 1260 días, muy corto tiempo; mientras tanto el Antiguo y Nuevo Testamento obran ya por miles de años.

c)      Ellos castigaran a los hombres y deseo y voluntad pueden manifestar lo únicamente los seres vivos (Apocalipsis 11:6).

d)      Por último, los matarán y tras ellos quedarán cadáveres en la calle, los cuales permanecerán allí hasta tres días y medio, luego ellos resucitaran  a las vistas de los hombres y ascenderán al cielo (Apocalipsis 11:7-12).

Todos estos hechos pueden cumplirse únicamente en los hombres y no en las ideas.

Por eso no cabe duda alguna de que éstos serán persona y no el Antiguo y Nuevo Testamento. La mayoría de los teólogos están de acuerdo en el sentido de que serán “personas”, pero la opinión se divide en cuanto a quienes serán ellos.

¿QUIÉNES SON ELLOS?

Unos dicen, que uno de los dos testigos será ELIAS. Hay varias bases sobre las cuales descansa este punto.

(1)   Fue predicho en Malaquías 3:1-3 que Elías vendrá antes de la segunda venida, para preparar el camino del Mesías.

(2)   Elías no experimento la muerte física (2 Romanos 2:9-11), así podría regresar y experimentar  la muerte como sucede con los dos testigos.

(3)   Los testigos tienen la misma que le fue dada a Elías   con respecto  a la lluvia (1 Romanos 17:1; Apocalipsis 11:6).

(4)   El periodo de la sequía del tiempo de Elías  (1 Romanos 17:1) fue la misma duración  del tiempo del ministerio de los dos testigos (Apocalipsis 11:3).

(5)   Elías fue uno de los que aparecieron en el monte de la transfiguración (Mateo 17:3)  y habló de aquello que todo testigo señalará “su muerte”.

Muchos de los que identifican a Elías  como uno de los testigos, identifican al segundo como MOISES. Se dan varias razones para sostener esta interpretación.

(1)   Moisés apareció con Elías en la transfiguración (Mateo 17:3), cuando hablo de su muerte.

(2)   El ministerio de Moisés de convertir las aguas en sangre (Ex. 7:19-20) es el mismo de los dos testigos. (Apocalipsis 11:6)

(3)   Deuteronomio 18:15-19 requiere la reaparición de Moisés.

(4)   El cuerpo de Moisés  fue preservado por Dios, de manera que él pueda ser restaurado (Dt. 34:5-6; Jud. 9) De esta manera la ley de Moisés y los profetas (Elías) se unirán para testificar de Cristo durante la gran tribulación, el anuncio de la venida del rey (Apocalipsis 14:7).

Hay varias dificultades en la identificación de Moisés  como uno de los testigos (1) La frase “como yo” en Deuteronomio 18:15 parece excluir cualquier posibilidad de que Moisés mismo sea uno de los testigos, por cuanto el profeta no sería Moisés, sino uno como Moisés (2) Aunque la transfiguración se identifica con la era milenaria (2 P. 1:16-19) en ninguna parte se identifica con el periodo de la tribulación ni con el ministerio de los dos testigos.

Otros, que identifican a uno de los dos testigos como Elías, identifican al segundo como ENOC se dan varias razones para sostener esto.

(1)   Enoc fue transpuesto para  no ver muerte (Gn. 5:24), y tiene que regresar para morir, porque está establecido para los hombres que mueran una sola vez. (Heb. 9:27) y esto tiene que cumplirse.

(2)   Tanto Elías  como Enoc habrían sido vestidos de inmortalidad (1 Co. 15:53) en el momento de su traslación, pero Cristo es el único que tiene ahora inmortalidad para que pudiesen regresar a morir.

(3)   Enoc fue profeta de juicio, como lo fue Elías (Ju. 14-15), y esto corresponde con el ministerio de los dos testigos, ellos profetizan con la señal de juicio -cilicio- (Ap. 11:3).

(4)   En Apocalipsis 11:4, las palabras “en pie” sugieren que  ya ellos estaban allí en los días de Juan (en la visión celestial), y que tiene que ser dos personas que ya han sido trasladadas. Por tanto se sostiene, sólo Elías  y Enoc podrían llenar estos requisitos.

Parece haber varios argumentos  “contra” la identificación de Enoc como uno de los dos testigos (1) Es un hecho declarado que Enoc fue transpuesto “para no ver muerte” (He. 11:5). En vista de esto, difícilmente se podría declarar que él regresaría para morir. (2) Parece que el profeta antediluviano no sería enviado en un tiempo en que Dios estará tratando con Israel (pues Enoc no es Israelita) (3) Los dos testigos tiene cuerpos mortales y están sujetos  a la muerte. Elías   y Moisés, en el monte de la transfiguración, evidentemente no tenían cuerpos mortales, por cuanto “parecieron rodeados de gloria” (Lc. 9:31). Es casi imposible que se le dote de cuerpos mortales otra vez.

Si se pudiera decir con seguridad que los dos testigos deben identificarse como personajes que aparecieron sobre la tierra en los tiempos del Antiguo Testamento, entonces tendríamos que llegar a la conclusión, de que ellos serán Elías   y Moisés, el primero, porque se menciona que vendrá otra vez, y el último, por su asociación con Elías   en el monte de la transfiguración, debido a la naturaleza de su testimonio, y porque Moisés simboliza la ley como Elías  representa a los profetas. Así ambos dan testimonio de la venida del señor en gloria.

Por eso, aunque estamos convencidos de que ellos serán Moisés y Elías, pero porque Dios por “algo NO reveló sus nombres”, tampoco nosotros nos atrevemos afirmar “absolutamente” que serán solamente ellos. El todopoderoso podría también en ese tiempo escoger para sí dos testigos, dándoles poderes semejantes a los que tenían Moisés y Elías.

Parece mejor concluir diciendo que la identidad de estos hombres es incierta. Con toda probabilidad es incierta.

 

 

LA BESTIA

(El anticristo)

Existe una trinidad (Padre, hijo y espíritu santo), como también existe una trinidad diabólica (el dragón = Satanás, la bestia = el anticristo, la otra bestia = el falso profeta).

I.               NACIONALIDAD DEL ANTICRISTO.

Es imposible de que los hebreos reconozcan como si Mesías a un gentil incircunciso.

Y el rey (el anticristo) hará su voluntad, y se ensoberbecerá, y se engrandecerá sobre todo Dios…

Del Dios de sus padres no habrá caso… porque sobre todo se engrandecerá (Dn. 11:36-37).

¿Qué significa la expresión, del Dios de sus padres? De acuerdo al orden cronológico y profecías, al anticristo (la bestia) vendrá de la tribu de “DAN”. ¿acaso es una coincidencia que la tribu Dan no esté en la lista de los 144.000, siendo Dan, hijo de Israel? (Ap. 7:4-8; Gn. 35:22-26).

Dan juzgará a su pueblo (Gn. 49:16).

Esta fue una de las profecías, de su padre Jacob. ¿Cuándo sucederá esto? Porque hasta fecha la Dan nunca fue juez de su pueblo. Es muy probable que él juzgue a su pueblo cuando sea el anticristo. Porque Jacob bendecía a sus hijos como profeta de Dios, inspirado por el espíritu santo, de manera que él no podía equivocarse. Queda claro  su acierto por el hecho de que sus declaraciones para los otros hijos se cumplieron. Por ejemplo, la declaración para Judá, de que su descendencia vendría Cristo, se cumplió detalladamente (Gn. 49:10).

¿Por qué entonces su declaración no se cumple en Dan?

Dan será serpiente junto al camino,

Víbora junto a la senda (Gn. 49:17).

¿Cómo entender esto? No puede haber aquí referencia al vandalismo de Dan. Porque si él simultáneamente será juez de su pueblo, y él esta acostado como serpiente junto al camino al mismo tiempo. Pero este es un testimonio más de los que va a ocurrir en la gran tribulación (en el reinado del anticristo).

Y el dragó (Satanás) le dio su poder (el anticristo)

…. Y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia

(El anticristo) Apocalipsis 13:2-4.

Otra de las profecías de cuando a la tribu de Dan, se encuentra en Deut.

A dan dijo:

Dan cachorro de león que salta desde Basán (Deuteronomio 33:22)

La expresión cachorro de león, es un título que sólo lo tiene Cristo.

Cachorro de León de Judá;

De la  presa subiste, hijo mío (Cristo)

(Génesis 49:9-10)

He aquí que el León de la tribu de Judá,

La raíz de David, ha vencido para abrir

El libro de desatar sus sellos (Ap. 5:5)

Entonces ¿cuántos cachorros de León hay? Uno es el verdadero y el falso es el anticristo.

¿Por qué Dan es escogida como la tribu del anticristo?

Porque era la tribu más idólatra, y pecadora que indujo a Israel a la perdición.

Y los hijos de Dan levantaron si la imagen

De talla… todo el tiempo (Jue. 18:30-31).

… y subieron los hijos de Dan y combatieron

A lesem, y tomándola la hirieron a filo de espada

(Jos. 19:47)

Dan se negó totalmente de dar apoyo al juez Barac contra las fuerzas de Sisara.

Y Dan, ¿Por qué se estuvo junto a las naves?

(Jue. 5:17)

Cuando analizábamos el Capítulo 7 de Apocalipsis, dimos entonces la causa porque la tribu de Dan no está en el número de los 144.000 sellados, pero podemos deducir que esto sucedió debido que Dios se había apartado de la tribu, la cual en la vida de Israel desempeño un papel tan triste, dando al mundo el peor enemigo, tanto de Dios como de su pueblo.

De acuerdo al libro de Daniel capítulo 11:2-45 se dice que el anticristo viene del norte (Siria mapa actualizado) (Dn. 11:15) y las fuerzas del sur (Egipto) no podrán sostenerse y entrarán  a la tierra gloriosa (Israel) (Dn. 11:41) y ahí establecerá su cuartel general (en Jerusalén) (Dn. 11:45) Aparentemente contradice lo antes visto, porque Siria no es Israel.

Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del

Mar (naciones Ap. 17:15) una bestia (el anticristo)

 Que tenía siete cabezas… (Ap. 13:11)

No se contradice, el Mesías falso será un hebreo-sirio pues la expresión “del Dios de sus padres no hará caso” (Dn. 11:37) se refiere a los padres del anticristo (geonología - cronológica) (Jacob- Dan).

Entonces el rey del norte (el anticristo- Siria) levantará baluartes… y estará en la tierra gloriosa (Israel), la cual será consumida en su poder… y del Dios de sus padres no hará caso (Dn. 11:15, 16, 37).

Y abrió su boca (el anticristo) que hablaba grandes

Cosas y blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, (se siente en el templo de Dios 2 Ts. 2:4) y de los que moran en el cielo (Ap. 13:4-6)

De manera que aunque el anticristo provendrá de Siria, será elevado a rey en Israel. Su capital será Jerusalén, como ya hemos visto en Apocalipsis 11:7, 8 y 2de Tesalonicense 2:4, donde se habla del templo de Dios, porque está claro que el templo de Dios podría esta únicamente en Jerusalén.

Siendo rey de Israel, el anticristo actuará en todo su clímax (la abominación desoladora Mt. 24:15)

Yo he venido en nombre de mi padre, y no me recibís,

Si otro (el anticristo) viniere en su propio nombre,

A ése recibiréis (Jn. 5:43).

II.             LA BESTIA DEL MAR.

(Apocalipsis 13:1-10)

Nuestro texto afirma que esa bestia, o sea, el anticristo, saldrá del mar desde luego que esta expresión es alegórica y no significa literalmente el mar, sino las multitudes. Para que nuestra posición tenga base, traigamos algunos pasajes de la palabra de Dios donde este pensamiento cobra fuerza.

§  Los hombres enemigos de Dios son comparados con el mar turbulento (Is. 57:20) las multitudes y los pueblos son también comparados con el mar (Is. 17:12, 13). Finalmente, en el mismo Apocalipsis, los pueblos, las multitudes, naciones y lenguas, son comparados a las “aguas”, es decir al mar (Ap. 17:1-15). También en cuanto a las bestias, precursoras del anticristo, está en la tierra (Dn. 7:2, 3, 17). Pero por cuanto cada uno de esos reyes no eran reyes de algún determinado lugar, sino de muchos pueblos. Por eso se dice que ellos salieron de entre un “mar” de pueblos.

Así también el anticristo, aunque él será como ya fue dicho de la tribu de Dan pero de nacimiento sirio, es probable que comience su carrera política siria, como lo indican los cuernos del macho cabrío y del norte, que creció “hasta la tierra gloriosa” (dn. 8:8, 921-25:11; 21-23, 36).

III.           SIETE CABEZAS Y DIEZ CUERNOS.

(Apocalipsis 13:1)

Las cabezas del anticristo son simbólicas y tienen un significado triple:

1)      Que el anticristo tendrá la plenitud de la sabiduría diabólica.

2)      Que delante de él había seis naciones, semejantes a sus naciones, las que obraban en su espíritu. Ellas eran: Asiria, Babilonia, Medro-Persia, Grecia y Roma. El anticristo organiza la séptima (Apocalipsis 17:9, 10).

3)      Esas cabezas del anticristo significan también los siete montes de la ciudad donde tiene la capital la gran ramera (Apocalipsis 17:9).

Conviene recordar que aun la serpiente – Satanás-, está representada con “diez cuernos” al igual que el anticristo, que sus cuernos estén tan al mismo significado que los cuernos del anticristo, o sea, diez reyes. Esto significa que la política del anticristo y sus aliados será dirigida “por el mismo Satanás”.

El anticristo ese asemeja a la serpiente Satanás (Ap. 12:3) y la bestia-anticristo (Ap. 17:3). La diferencia entre ellos está únicamente en las coronas. En el caso de la serpiente ellas están sobre la cabeza, mientras que en la bestia esta sobre los cuernos (Apocalipsis 12:3; Apocalipsis 13:1). Es así debido a que Satanás mismo es rey, mientras que en la persona del anticristo, sus cuernos significan reyes. El mismo anticristo se coronará recién a la mitad de la semana (Apocalipsis 17:12).

Una vez más podemos comprobar que Satanás es un gran imitador de la obra de Dios. El que me ha visto a mí, ha visto al padre.

IV.          EL LEOPARDO, EL OSO, EL LEÓN Y LA BESTIA.

(Apocalipsis 13:2)

Grecia = el leopardo, caracteriza la carnivorocida.

Medo-Persia  = el oso, se distinguía por su fuerza bruta y criminalidad.

 Babilonia = el León que obraba con la majestad del rey de la selva.

Roma = la bestia (anticristo) poseedora de una terrible fuerza de hierro, que despedazaba y hollaba. (la gran tribulación).

La bestia anticristo concentró en sí mismo las cuatro fieras. Esto demuestra que él unirá “en sí mismo” todas las características de ellos.

Tendrá la grandeza y brillantez de Babilonia, la fuerza y ferocidad de Medo-Persa, la  carnivorocidad y ligereza de Grecia y la fuerza invencible de Roma. De manera que el anticristo será la realización del dominio mundial en su última etapa. El anticristo será una persona tan múltiple, abarcando todos los cuatro ángulos, en que el mundo admirando y temeroso, esperará de él la palabra decisiva, el consejo y aun maravillas.

V.            EL PODER, EL TRONO, Y LA AUTORIDAD DEL DRAGÓN.

(Apocalipsis 1:2)

El presente texto aclara este pensamiento. El dragón (Satanás) dará a la bestia (anticristo) su poder, su fuerza y su trono. Pero aunque Satanás tiene la plenitud de la sabiduría, no es comparable con Dios.

Por eso precisamente, que siendo inteligente, él sabe que el padre celestial, al enviar a su hijo al mundo le dio poder (Lc. 24:19; Hch. 10:38), autoridad (Jn. 10:18) y también en trono (Ap. 3:21). Pues con estos mismos atributos Satanás revestirá a su hijo el anticristo.

De la  manera que el señor, haciendo uso de la plenitud de su padre, reveló al mundo a Dios, así también el anticristo haciendo uso de la plenitud de su “padre”, revelará al mundo al diablo.

Para Satanás, como espíritu, le es más fácil influir en el mundo físico por medio de un cuerpo; por eso encarnará su espíritu en la persona del anticristo. Y éste, como absoluto déspota, y habiendo concentrado en sí todas las bestias de Daniel, creará con la ayuda de Satanás aquel reino, que el señor rechazó, pero el anticristo lo recibirá de manos de Satanás (Lucas 4:5-8).

VI.          CABEZA HERIDA DE MUERTE PERO SANADA.

(Apocalipsis 13:3)

Hemos dicho anteriormente que las siete cabezas de la bestia son cabezas simbólicas, y significan siete naciones (Apocalipsis 17:10).

En los días de Juan, cinco de ellos habían caído. Ellos son: Asia, Egipto, Babilonia, Medo-Persia y Grecia. Estas naciones dejaron tras sí solamente la huella en la historia. Aunque es cierto que Egipto Persia y Grecia existen hasta hoy, sin embargo, no son lo mismo que en el pasado. La sexta nación: Roma, que existe en los días de Juan, pero ahora también esa canción cayó. La séptima nación aun no existía en los días de Juan, ni tampoco hoy existe, y cuando llegue ésta, su existencia será breve tiempo (Apocalipsis 17:10).

Precisamente ésta será la nación  del anticristo (la séptima). La séptima cabeza de la bestia la cual, además estará herida la muerte.

¿Qué significa la expresión, “vi una de sus cabezas como herida de muerte”?, ¿Cuál es esta cabeza?, ¿Cómo fue herida, y cómo fue sanada?

Para interpretar el significado de esta “herida de muerte”, debemos tener los tres aspectos siguientes:

(1)   La bestia es un símbolo del anticristo.

(2)   La bestia simboliza también el imperio del cual el anticristo será “emperador”.

(3)   Las siete cabezas dela bestia representan grandes imperios, seis de los cuales pertenecen al pasado, y  el séptimo pertenece al futuro (aunque es posible que ya se halle en formación).

Ahora bien, ¿Cuál de las siete cabezas (imperios) es la que representa la herida mortal? La explicación es la siguiente:

La forma imperial de gobierno había sufrido una herida mortal con la caída del imperio romano (este imperio se derrumbó en el año 476 de la era actual, después de la citada fecha, la forma de gobierno (sistema) vino a desaparecer del planeta). Este imperio representa la secta cabeza del anticristo, pero actualmente estamos viendo que la cabeza herida vuelve a revivir con gran fuerza y vigor; y a la luz de las profecías podemos asegurar que está al levantarse un gran imperio mundial.

La explicación que da Scofield es: “Fragmentos del antiguo imperio Romano jamás debe de existir como reinos separados. Dejó de existir el gobierno imperial, la cabeza herida a muerte.”

En cuanto a la sanidad de la herida mortal, lo explica Willian Macdonal “el imperio (romano) es revivido con un emperador a la cabeza, es decir, la bestia”.

 Vi una de sus cabezas como  herida de muerte,

Pero su herida mortal fue sanada, y se maravilló

Toda la tierra en pos de la bestia

(Apocalipsis 13:3)

En pos de la  tierra; esto es, su influencia será mundial, por cuanto reinará sobre toda las naciones (Apocalipsis 13:8). Esta influencia proviene de la alianza que hace con otras naciones (Dn. 8:24; Ap. 17:12). El eliminará a tres gobernantes en su surgimiento al poder (Dn. 7:8, 24) el surgimiento se producirá mediante su programa de paz (Dn. 8:25; 1 Ts. 5:3). Personalmente se caracterizará por su inteligencia persuasiva (Dn. 7:8, 20; 8:23) y también por sutileza astucia (Ez. 28:3, 6), de manera que su posición sobre las naciones será por consentimiento propio de ellas (Apocalipsis 17:13). Su principal interés estará en el poder  y la fuerza (Dn. 1:38). Como cabeza del imperio confederado, hará un pacto de siete años con Israel (Dn. 9:2).

Se señala que hará su propia voluntad. Esta autoridad se manifestará mediante el cambio de leyes y costumbres (Dn. 7:25), introducirá un culto idolátrico (Dn. 9:27), el cual se establece así mismo como Dios (Dn. 11:36-37; 2 Ts. 2:4; Ap. 13:5), tendrá las características  de blasfemo debido a que asumirá la deidad (Ez. 28:2; Dn. 7:25; Ap. 13:1-5), este hombre se ve vigorizado por Satanás (Ez. 28:9-12; Ap. 13:4) recibirá su autoridad de él, y será contradicho por el orgullo del diablo (Ez. 28:2; Dn. 8:25), será la cabeza del sistema inicuo de Satanás (Ts. 2:3), y su derecho al poder y la deidad lo probará mediante señales que hará con el poder satánico (2 Ts. 2:9-11). Este gobernante se convertirá en el gran adversario de Israel (Dn. 7:21, 25; Ap. 13:7). Este gobernante, en el tiempo de su surgimiento al poder, será exaltado mediante la intervención de la ramera, que será un sistema religioso corrupto, de por consiguiente, busca dominarlo (Ap. 17:3).

Este sistema será destruido por el gobierno (La bestia), de manera que pueda gobernar sin impedimento  (Ap. 17:16-17).

El (la bestia) se convertirá en el adversario especial del príncipe de los príncipes (Cristo) (Dn. 8:25), de su programa (el reino) (Ap. 12:10-17) y de su pueblo (Dn. 7:21; 8:24; Ap. 13:7). Aunque él continuará en el poder durante siete años (Dn. 9:27), su actividad satánica estará confinada a la última mitad del periodo de la tribulación (Dn. 7:25; 9:27; 11:30 Ap.13:5). Su gobierno terminará  mediante un juicio directo de parte de Dios (Ez.  28:6; Dn. 7:33; 8:25, 9:27; 11:45; Ap. 19:19-20). Este juicio sucederá cuando esté ocupado por una campaña militar en Palestina (Ez. 28:6-9; Ap. 19:19), y será echado en el lago de fuego (Ap. 19:20; Dn. 28:10). Este juicio ocurrirá a la segunda venida de cristo (2 Ts. 2:8; Dn. 7:22) y continuara una manifestación  de autoridad Mesiánica (Ap. 11:15). El reino sobre el cual habrá gobernado pasará a la autoridad del Mesías y llegará a ser el reino de los Santos (Dn. 7:22). Muchos nombres y títulos de dan a este individuo las escrituras.

 El ángel del abismo (Ap. 9:11), el rey de Babilonia (Is. 14:4), el devastador (Is. 16:4-6), el cuerno pequeño (Dn. 7:8), el príncipe que ha de venir (Dn. 9:26), el hombre despreciable (Dn. 11:21), el rey voluntarioso (Dn. 11:36), el hombre de pecado (2 Ts. 2:3), el hijo de perdición (2 Ts. 2:3), el inicuo (2 Ts. 2:8), el anticristo (1 Jn. 2:22), la bestia (Ap. Ts. 13:1), el rey altivo de rostro (Dn. 8:23), la abominación desoladora (Mt. 24:15; Dn. 9:27). Es posible por tanto, ver cuán extensa es revelación con respecto a este individuo. No es sorprendente, ya que éste es la gran obra maestra de Satanás en imitación.

 

 


LA MARCA DE LA BESTIA

Aquí hay sabiduría, el que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis (Apocalipsis 13:18)

Hay un grupo de comentaristas que tratan de aplicar el número 666 a los enemigos conocidos de la Iglesia, valiéndose de las cifras romanas. Entre ellos están: Diocleciano, Nerón, Séptimo severo, Marca Aurelio, Dominicano, Trajano, Adriano, Lucio, Etc… otros los aplican al Papa, en vista de los títulos que adopta y algunos de los cuales  se encuentra grabado en la tiara pontifical (corona). La suma de estos títulos papales, en la lengua latina nos da el 666, de VICARIVS FILII DEI (vicario del hijo de Dios) Y VICARIVS GENERALI DEI IN TERRIS (vicario general de la tierra). ¡La suma tanto del uno como del otro da 666!

Este número ya fue aplicado también a ELLEN GOULD WHITW (Elena Harmon de White), considerada vidente y profetisa del sabatismo. Otros lo identifican, como una mujer, un sistema religioso, el papado, el  consejo mundial de iglesias (C.M.I.), la organización  de las naciones unidas (ONU), al mercado común europeo (M.C.E.), etc… a través de los siglos empleó muchísimo ese método para distinguir a decenas de enemigos y perseguidores del cristianismo y de los Judíos, desde el periodo apostólico hasta nuestros días. Hacemos tal referencia solamente para subrayar cuán vasta es la aplicación de la fatídica señal de la bestia, sobre todo porque la biblia identifica a la bestia como que es un hombre en todo el sentido de la palabra. (Ap. 13:18).

Considerando como identificación paralela de la bestia, el versículo 11 del capítulo 17 del Apocalipsis, que afirma: “La bestia que era, y no es, es también el octavo: y es de entre los siete y va a la perdicion”, podemos llegar al mismo resultado por otro camino… el número triangular de ocho es 36, y el triangular de 36 es 666.  1+2+3+4+5+6+7+8=36:

1+2+3+4

5+6+7+8

9+10+11+12

13+14+15+16

17+18+19+20

21+22+23+24

25+26+27+28

29+30+31+32

33+34+35+36

153 162 171 180

 

 

 

 

 

180

171

+162

153

666

 

El número 666 representa la trinidad diabólica: el dragón, la bestia y el falso profeta, como la falsificación y la negación de la Divina Trinidad: El padre, el hijo y el Espíritu santo   cuyo número equivalente es 777. En el capítulo 13 de Apocalipsis nos revela que Satán “va a presentar ante la humanidad un remedo de la divina trinidad. Este capítulo aparece el dragón como padre de la otra bestia (el falso profeta). Y aparece la bestia recibiendo su poder de la bestia.”

Hablando del Espíritu santo, dijo el señor: “el glorificara porque tomará de lo mío, y os lo hará saber” (Jn. 16:14). Esto es lo que ha de hacer el falso profeta, en relación con la bestia; tomará de su poder, y le glorificará, tratando, por la persuasión  o por la fuerza, de que todos los hombres le adoren, y que todos los hombres tengan una marca o el nombre de la bestia o el número de su nombre.

UN NÚMERO IMPRESO EN LA CARNE

 Desde la década del 60, el conocimiento se ha duplicado cinco veces. La rapidez con que ese saber aumenta, ha llevado a los científicos a alterar sus más optimistas previsiones “para el futuro”. La tecnología se está desarrollando hasta el punto de producir máquinas casi humanas.

Este increíble desarrollo ya  alcanzado en muchas áreas la ficción científica, y hasta la ha sobrepasado. Y mientras el conocimiento sigue creciendo, las computadoras y los números siguen sustituyendo cada vez más a los hombres. Y, a medida que ellos se vayas comportando cada vez más como maquinas, éstas se van pareciendo cada vez más a los seres humanos y hasta tienden a sustituirlos  en muchas tareas.

1.      En Holanda, uno de los países socios del MCE, cada bebé, al nacer recibe un número para identificación. (El mercado común europeo, es presentado como Estados europeos económicos, es decir EEE, y la letra E, ocupa el puesto número 6 en nuestro alfabeto hasta hace poco).

A-B-C-D-E

1.2.3.4.5.6 (EEE - 666) Apocalipsis 13:18 con 17:12.

Los diez socios del Estado Europeo Económico, son Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, España, Portugal y Grecia (aunque Dinamarca e Irlanda están involucrados, pero ellos no son del Imperio Romano, por tanto, tiene que salir, para que se cumpla la palabra Ap. 17:12)

Y los diez cuernos (de la bestia) que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora (tiempo establecido) recibirán autoridad  o reyes juntamente con la bestia (Apocalipsis 17:12) 

2.      Una asociación de bancos del estado de California, E.U.A., planeó un centro de compensación operado por computadoras, y tiene el propósito de dar a sus clientes “un número tal que aleje toda posibilidad de fraude. En menos de seis segundos los funcionarios podrían resolver cualquier tipo de problema”. 

3.      Los especialistas del Mercado Común Europeo hicieron es tu Dios en un sentido lógico, según los cuales cada persona en el mundo, al nacer, recibirá un número formado de “18 dígitos” distribuidos en tres grupos de 6 cada uno: 666. Ese número sería grabado invisiblemente en la frete o en las manos, mediante los rayos laser y su lectura se haría automáticamente a través de computadoras con visores ultravioletas.

Hay reuniones secretas en los Estados Unidos, sobre sugerencias de como la que se debía asignar a cada hombre para toda una vida, “un número que pudiera imprimirse en la piel” el mismo no podría perderse ni robarse. Hay un progreso llevado a cabo en los laboratorios al desarrollar una tinta invisible y no tóxica, que podía tatuarse en la piel del hombre, invisible ante la luz normal, pero claramente legible bajo una luz especial.

El Rev, Willard Cantelon, dijo que hasta Presidente (USA) indico el valor de tal sistema. Si el hombre tuviese un número, no solamente reduciría casi a cero las causas de los crímenes callejeros, sino que también probaría ser un impedimento para  crímenes mayores, como por ejemplo: piratería aérea. ¿Con qué objeto trataría un hombre de robarle a otro a un banco o robar sus pertenencias, si todo lo cobraría sería un NÚMERO?

Imagínese la vida sin dinero… nomás chequeras, no más deudas que financiar, no más preocupaciones sobre la inflación y la devaluación. ¡Qué libertad, qué felicidad eterna! (Ironía) solamente existe una pequeña necesidad de antemano para que “DICHO SISTEMA” pudiera trabajar; requiere que cada hombre tenga un número, el mismo no podía incorporarse en forma alguna al sistema.

“… Y que ninguno pudiese comprar no vender, sino el que tuviese… el número de la bestia (Ap. 13:18)”

Esta marca, el número 666 tiene significado espiritual. En general en las escrituras, los números tienen con frecuencia sus significados particulares. El número 3, el número de Dios (Trinidad) el 4, es el número de la tierra (cuatro puntos cardinales, cuatro estaciones del año, etc). 10, el número del decálogo (Diez mandamientos); 12, es el número del pueblo de Dios (Israel); 24 es el número de la Iglesia (24 ancianos).

Entonces, la cifra 5 es humana (el hombre fue creado el sexto día). Pero el hombre que cayó o se apartó de Dios, se constituyó en símbolo de “desobediencia”, de “caída”, de “incredulidad” el 6, se multiplicará en el caso del anticristo. Por eso 666 es la suma multiplicada de la imperfección del hombre, la multiplicación de la caída del hombre, será la plenitud de la maldad del hombre (Ap. 16:21, 11). Ivan Barchuk.

Hal Lindsey, dice: la marca será simbólica. 666 se ha dicho que el número 6 es el número del hombre en las escrituras, y 3 es el número de Dios. En consecuencia, cuando repetimos el seis tres veces, tenemos el símbolo del hombre que se declara a si mismo Dios (2 Ts. 2:4; Ez. 28:2). Es hiriente pensar en la sagacidad de esta cédula económica; pero nadie puede acusar a Satanás de no ser sagaz. Agonía del gran planeta tierra.

En la tribulación no existirá la moneda, sino la marca, aunque es espiritual pero tendrá señal externa (como el bautismo en agua, señal de ser convertido) el 666 del EEE (Estado Económico Europeo), estará en el corazón del hombre y del corazón del hombre saldrá la manifestación visible.

“Denme control de la economía de la nación y no me interesa quién redacte sus leyes (Meyer Amschel, compare con Daniel 7:25)”

“La moneda (marca) desempeña el papel más importante en determinar el curso de la historia (Karl Marx, com. Ap. 13:17)”

“Aquel que controle la moneda de una nación controla toda la nación (Presidente James Garfield, 1981)”.

Como podemos ver, se está preparando el camino para el anticristo en el orden de la economía, Apocalipsis13:16-18. En el orden religioso CMI (Consejo mundial de Iglesias) o el Ecumenismo (Ap. 17:1-6). En el orden político (Dn. 7:3-8).

Solo falta que el que lo detiene sea quitado (2 Ts. 2:7) y el que lo detiene es el Espíritu santo  que está en la Iglesia, una vez que el Espíritu levante a la Iglesia. “y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida… (2 Ts. 2:8)” 

NOTAS ADICIONALES

Cuente los pecados que Pablo nombra en 2 Timoteo 3:1-4, divida por la trinidad diabólica Ap. 16:13 y el resultado compare con Marcos 7:21-22 Ezequiel 18:4; Romanos 3:10-18 y saque conclusión ¿qué significa 666?

Daniel se nos declara que “Nabucodonosor hizo una estatua de oro cuya altura era de 60 codos y su anchura de 6 codos”. (Babilonia es la tercera cabeza de las siete que tiene el anticristo AP. 13:1).

Es interesante notar que esto ocurrió en el año 600 A.c. esto nos recuerda el numero Apocalíptico 600 + 60 + 6 = 666 Scofield dice, “el intento de este gran rey de Babilonia de unificar las religiones de su imperio por medio de la deidificacion de sí mismo, será repetido por la bestia, el último gobernante del imperio mundial de los gentiles (Ap. 13:11-15).”

 


 

LA MARCA  HACIA EL ARMAGEDÓN

GUERRA (heb. La-jám = consumir, devorar, polemos Gr Campaña, batalla combate, pela) Trench, Thayer y Vincen.

La cantidad de muertos en la segunda guerra mundial era una evidencia espantosa del capricho  del hombre.

16.933.000 soldados murieron en combate

+ 34.305.000 civiles perecieron

51.238.000 muertos.

Pereció en la guerra u número doble de civiles, padres, niños y ancianos que soldados en el campo de batalla. Mientras que los muertos pagaron con sus vidas los vivos debían pagar en dólares.

La segunda guerra mundial costó 341.000.000.000 de dólares.

La guerra duró 1.364 días, los Estados Unidos pagó 250.000.000 de dólares diarios. Si uno encontrará cómo pagar esta cifra a razón de 1.000 dólares por día. Se necesitarán casi 1.000.000 de años para pagarla.

¿Cuál  es la condición del hombre? El costo de la guerra no había concluido, sino que seguirla. Las naciones están atrapadas en un gasto militar sin sentido.

En el transcurso de un solo año, las naciones pequeñas, y víctimas de la pobreza, que no podían ni alimentar a sus pueblos, han comprado armas bélicas como para una tercera guerra mundial.

7.462 aviones de combate, 141.146 camiones blindados, 11.888 tanques medianos, 5000 tanques ligeros 2.083.870 rifles carabinas, 30.878 cohetes, 76.522 ametralladoras y 193 helicópteros 34 submarinos.

¿Cómo podía estas naciones pequeñas continuar un desembolso tan tremendo? (esta compra fue en un solo año). Esta lista de compras de equipo militar representa una cifra financiera mayor que todo el oro minado en el mundo desde el comienzo del siglo XV hasta el siglo XX…

Un vocero de las naciones unidas que durante la última década había estudiado los costos crecientes de las inversiones militares, predijo que no estaba lejos el día en que el mundo gastaría 10.000.000.000 de dólares cada 24 horas. Nosotros nos preguntamos ¿Quién está detrás de estas compras? Hoy, cuando los hombres se vuelven insensibles, la crisis toma control de los pueblos. ¿Dónde quieren llegar? Nosotros lo sabemos, al Armagedón (la tercera guerra mundial).

El costo de la guerra de nuestro mundo, ha llegado a tales proporciones astronómicas que son pocas  los capacitados para comprenderlo. Solamente a través de ilustraciones, pues uno comprenderlo, poco. Si cada segundo un hombre depositara en su caja registradora un dólar durante un periodo de aproximadamente 172 años, el total equivaldría al gasto militar  diario del mundo. Si la tercera parte de todos los pobres del mundo entregaran su salario, la cantidad no sería suficiente para pagar el costo anual de la guerra.

¿Cuándo costaron las 250 guerras que se han efectuado en el mundo desde  1945? Sin contar la segunda guerra mundial, que se declaró el 7 de diciembre de 1941, y continuo hasta que los japoneses se rindieron el 2 de septiembre de 1945.

Las almas que se perdieron valen muchos más que los materiales destruidos. ¿Dónde están éstas almas?. El mundo entero ha estado en guerra. Las páginas históricas revelan que Rusia se ha mantenido en guerra durante u 75 por ciento del tiempo durante los últimos siete siglos. Francia y Gran Bretaña se han visto involucrados en guerra más de un 50% de los últimos siete siglos.

Un estadista noruego dice que en 5560 años de historia, el hombre ha librado 14531 guerras. Esto representa más de dos guerras por año. Durante 885 generaciones, hemos sido testigos de solamente “diez años de paz completa”. Más de 600.000.000 de hombres han marchado hacia los campos de batalla del mundo para no regresar nunca jamás.

“la humanidad tiene que acabar con la guerra; o la guerra acabara con la humanidad”

Jhon F. Kennedy.

“En la próxima guerra  nadie podrá contar don vida suficiente para enterrar los muertos”

(Ez. 39:11-12) J. Roberto Oppenheimer.

“No hay defensa en la ciencia contra las armas que pueden destruir la civilización”

Albert Einstein.

“Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino… porque habrá gran tribulación, cual no ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá”

El hombre no puede detener la guerra porque no quiere aceptar la razón y causa de la guerra, y tampoco quiere aceptar el remedio. Dios dice: “¿De dónde viene las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten con vuestros miembros?” (Stg. 4:1).

Dentro del hombre hay egoísmo, egolatría. Esta es la causa de aquello que Dios llama al pecado. Fundamentalmente, el pecado es la búsqueda de lo propio, el esfuerzo por marchar en el camino del capricho propio con la espalda vuelta a Dios. Por causa de esta naturaleza egoísta con la cual nacimos, no podemos tener paz real con nosotros mismo, ni con nuestros vecinos, ni con otras naciones.

Alguien dijo: “¿Qué es lo malo que tiene el mundo?” Y el mismo respondió sinceramente: “Yo soy lo malo que tiene el mundo”.

“Hemos tenido nuestra última oportunidad. Si no inventamos un sistema mejor y más equitativo, ARMAFEDON está a las puertas.”                                                            Douglas Macarthur

 

.


LA GUERRA DEL ARMAGEDON

1.¿Qué es Armagedón y dónde está?

Armagedón es una palabra usada a través de los siglos para describir los horrores de la guerra. El doctor Seiss dice lo siguiente:

“Armagedón es el norte de meguido, el cual le ha dado también el nombre de la llanura de Jezreel que cruza de lado a lado,  por el centro, a la tierra santa, desde el Mediterráneo hasta el Jordán. El nombre procede de una raíz hebrea que relaciona, “significa cortar o asesianar”. Miguedo ha sido siempre un lugar de matanzas”

Según la historia bíblica, incontables batallas sangrientas se pelearon en esta región. Armagedón tiene varios nombres.

Valle de Jasafat Joel 3:2

Armagedón                                                                 Valle de la decisión 3:1-14

                                                                                    Valle de los que pasan Ez. 39:11

Esta última  gran batalla de aquel día del DIOS TODOPODEROSO llegará mucho más allá de Armagedón, o el valle de Miguedo. (Este valle tiene aproximadamente, 55 kilómetros de largo por 22 de ancho).

Armagedón parece ser principalmente el lugar donde las tropas se reunirán (Ap. 16:16).

En este valle  se reunirán desde los cuatro cabos de la tierra y la batalla se extenderá desde Armagedón  por toda la tierra de Palestina. Joel dice que la última batalla se librará en el valle de Josafat, que está cerca de Jerusalén; e Isaías presenta a Cristo que viene con vestiduras teñidas en sangre de Edom, y Edom está al sur de Palestina. Así parece que la batalla de Armagedón se extenderá desde el valle de Meguido (Armagedón) al norte de Palestina, y por el valle de Josafat, cerca de   Jerusalén (centro), y hacia abajo hasta Edom en el extremo sur de Palestina. Con esto concuerda las palabras del profeta Ezequiel, de que los ejércitos de esta batalla “cubrirán la tierra” (de Palestina) (Ez. 38:9 compare con Ap. 16:12; 9:15-16; 16:16). El libro de Apocalipsis también dice que la sangre subirá hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos esta Dios, esto es 290 kilómetros que abarca toda Palestina. Pero Jerusalén será sin duda el centro del interés durante la batalla de Armagedón, por cuanto la palabra de Dios dice: “Yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén” (Zac. 14:2).

Hace unos 27 siglos, el profeta Joel  se refirió a esta misma escena, y dijo:

“Proclamad esto entre las naciones, proclamad guerra, despertar a los valientes, acérquense, vengan todos los hombres de guerra. Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil fuerte soy, juntaos y venid, naciones todas de alrededor, y congregaos; haz venir allí, oh Jehová, a tus fuertes. Despiértense las naciones… y suban al valle de Jasafat; porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones alrededor… Muchos pueblos en el valle de la decisión. (Joel 3:9-14 compare con Isaías 63:1-4; 1-21; Zacarías 12:2, 3-7; 14:3-4)”

I.               Los participantes en la campaña

Son cuatro potencias mundiales:

(1)   La Federación de las diez naciones capitaneadas por la bestia.

(2)   La Federación del norte, Rusia y sus aliados.

(3)   Los reyes del oriente, pueblos Asiáticos de más allá del Éufrates.

(4)   El rey del Sur, una potencia, debido a su activa participación en la campaña la potencia ganadora.

(5)   El señor Jesucristo y sus ejércitos celestiales (Ap. 19:11-21; Zac. 14:3). Aunque la animosidad de las primeras cuatro potencias se desatará una contra otra y contra Israel, la pelea será particularmente contra el Dios de Israel (Sal. 2:2; Is. 34:2; Za. 14:3; Ap. 16:6-14; 17:14; 19:11; 14, 15, 21).

La militarización (movilización) de ejércitos en el conflicto de Armagedón comienza con una invasión  a Palestina por parte del rey del Norte (Rusia y sus satélites) y del rey del Sur (potencia del norte de África) (Dn. 11:40). La cabeza del Imperio romano y la cabeza del estado israelí estarán tan confederadas por el pacto (Dn. 9:27) que un ataque con una es un ataque contra la otra. Rusia atacará a Israel pero este ataque será impedido por la bestia y su federación; por lo tanto el invasor del norte caerá sobre los montes de Israel (Ez. 39:2-4). No porque el anticristo los venció, sino por una intervención divina mediante convulsión de la naturaleza (Ez. 38:20-22) y siete meses se consumirán disponiendo de los muertos (Ez. 39:12).

 La cronología de varios profetas importantes trata sobre esta tesis.

En Isaías 30 y 31 hay una descripción de la destrucción del rey del norte (Rusia). A ésta le sigue la destrucción de todas las naciones en Isaías 33 y 34 y luego una descripción del milenio en Isaías 35.

El libro de Joel trata la misma cronología. En Joel 2 hay una descripción de la invasión del ejército del norte (versículo 20), seguida de una descripción de la destrucción de las naciones en Joel 3, y luego se describe el milenio (Joel 3:17-21). En ambos pasajes la cronología es la misma. Los ejércitos del norte son destruidos en un tiempo separado, en un movimiento distinto, antes de la destrucción de los ejércitos de las naciones, después de la cual vendrá el milenio.

 De acuerdo a estos extensos pasajes, la cronología es la siguiente:

(1)   Israel hace un falso pacto con la bestia y ocupa su tierra con una falsa seguridad (Dn. 9:27; Ez. 38:8, 11).

(2)   Debido a un deseo de despojos a expensas de una presa fácil, el rey del norte es destruido, motivado satánicamente, invade a Palestina (Ez. 38:11; Jl. 2:1-21; Is. 10:12; 30:31-33; 31:8-9).

(3)   La bestia quebranta su pacto con Israel y ocupa la tierra (Dn. 11:41-45).

(4)   El rey del norte es destruido sobre los montes de Israel (Ez. 39: 1-4).

(5)   La tierra de Palestina es ocupada por los ejércitos de la bestia (Dn. 11:45). En este tiempo se lleva a cabo la coalición de naciones que forma un gobierno con la bestia y a cabo la coalición de naciones que forma un gobierno con la bestia empieza la gran persecución contra los santos (Sal. 2:1-3; Ap. 13:7).

(6)   Entonces los reyes de la tierra  Oriental marchan contra la bestia y su ejército  (Ap. 16:12), evidentemente como resultado de la disolución del gobierno de Rusia.

(7)   Cuando las naciones de la tierra se hayan reunido alrededor de Jerusalén (Zac. 14:1-3) y el valle de Josafat (Jl. 3:2), el señor regresa para destruir a todas las potencias gentiles del mundo, de manera que el mismo pueda gobernar a las naciones.

LA CAÍDA DE RUSIA

La batalla del gigante God contra el diminuto Israel será lo más terrible que se pueda imaginar y no tendrá similar en la historia del mundo.

Habrá  violentos combates en el mar (temblaran los peces del mar… los submarinos en batalla), el conflicto  aéreo será terrible (temblarán… las aves del cielo...), y no  espantosos los combates en  tierra (temblarán… todos los reptiles que se arrastran sobre la tierra…), pero la victoria será a favor de los judíos, debido a las propias convulsiones de la naturaleza bajo la intervención divina.

Cuando eso suceda, el mundo no dudará de que Dios luchó por Israel. ¡Tan grandes, espantosos y sobrenaturales serán esos juicios! Las naciones entenderán que se trató de una intervención directa del Dios vivo, contra el enemigo de la rectitud y la justicia (Ez. 38:20).

LA INVASIÓN DE LOS EJÉRCITOS DEL ORIENTE

Después de que el rey del norte (Rusia) sea derrotado en los montes de Israel (Ez. 39:4). Habrá otra militarización en el valle de meguido y estos son los ejércitos del oriente.

“Y el sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del Oriente” (Ap. 16:12).

“Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres. Y el número de los ejércitos de los jinetes era de doscientos millones. Yo oí el número” (Ap. 9:14-16).

“Los Chinos creen con una fuerza inmensamente superior en número, ellos pueden resistir enormes pérdidas y ganar todavía la guerra. También creen que toda la guerra todavía se determina en tierra por fuerzas terrestres”

Hal Lindsey

Otro hecho interesante es que el ejército de los doscientos millones de soldados no podría ser transportado por aire y mar. China y sus aliados no tienen esa capacidad. No tiene la industria necesaria para producir un sistema de transporte para un ejército tan numeroso. Esto hace necesario el movimiento de las tropas por tierra, como lo indica el libro de Apocalipsis capítulo 16, versículo dice.

Esta marcha nos lleva a la etapa final  de la campaña de Armagedón. Y son traídas hacia las llanuras de Israel con el propósito de encontrarse en conflicto con los ejércitos de la bestia.

La india ha revelado recientemente un desarrollo importante. Se informa que doce mil soldados chinos están trabajando en la Cachemira ocupada por Pakistán, haciendo una carretera que les permitirá a las tropas Chinas del Tíbet, tener un atajo hacia el continente. La  India afirma que estas actividades de construir esta carretera China es “una amenaza para la paz del Asia”. Se ha dicho que “una racha de construcción de carreteras en todas las Himalayas está ofreciendo una creciente importancia estratégica”. Cuando este sistema de carreteras esté listo será posible el rápido movimiento de los millones de tropas Chinas hacia el oriente medio. Así quedará literalmente pavimentada la vía para el cumplimiento de la profecía de juan en Apocalipsis (Ap. 16:12). “…Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo…”   (Mt. 24:22).

He allí, pues, el último gran conflicto. Después que el anticristo reúna los ejércitos del resto del mundo, estos se enfrentarán a la arremetida de los “reyes del oriente”, en una batalla que se extenderá por todo Israel cuyo vórtice estará en el valle de Meguido.

Según el profeta Zacarías, terrible combate se efectuará alrededor de Jerusalén (Zac. 12:2, 3; 14:1-2).

Isaías habla de la espantosa carnicería que habrá al sur del mar muerto, en el antiguo Edom (Is. 63:1-4).

El Apóstol Juan predice que la matanza será tan grande en ese conflicto que la sangre subirá “hasta los frenos de los caballos” (Ap. 14:20). Y estos por una distancia de más de 290 Km. Al norte y al sur de Jerusalén.

Parece increíble todo esto. La mente humana no puede concebir tanta inhumanidad del hombre hacia el hombre. Sin embargo Dios permitirá que la naturaleza del hombre se manifieste completamente en aquel día. No nos extrañe, pues, lo que Jesús dijo… Porque habrá entonces gran tribulación, cual no ha habido desde el principio del mundo, ni la habrá. (Mt. 24:21).

 

 

 

DESTRUCCIÓN UNIVERSAL

La guerra no se limitará al medio oriente. El Apóstol Juan advierte que, cuando estos dos ejércitos se enfrentan en la mayor de todas las batallas, una gran ola de choque se extenderá a toda la tierra. En la profecía no se dice claramente si ello ocurrirá por  medio naturales o por algún terremoto, o por el uso de una arma potente. Juan dice que las ciudades de todas la naciones será destruidas (Ap. 16:19)

¡Imagínese! Ciudades como Londres, Paris, Tokio, Nueva York, Los Ángeles, Chicago, todas  destruidas. Juan dice que el ejército oriental solo barrera la tercera parte de la población del mundo (AP. 9:15-18).

Él también predice que Isaías y montañas serán borrados del mapa. Todo  parece que habrá una embestida total con proyectiles balísticos sobre las grandes áreas metropolitanas del mundo.

La profecía indica que el representante de los Estados Unidos “Juan Rhodes, cuando hablo del peligro de la China y de sus armas nucleares, tenía razón, él dijo:”…cualquiera que espere limitación por parte de la China roja, ignora la historia y pone en peligro a las futuras generaciones americanas.

Isaías predice en su capítulo 24, con respecto a este tiempo: “He aquí que Jehová vacía la tierra y la desnuda, y trastorna su faz y hace esparcir a sus moradores”. Y agrega: “…La tierra se contaminó bajo sus moradores” (Is. 24:5). Es probable que esta profecía se refiera en parte de la contaminación del aire y el agua.

En el mismo capítulo dice Isaías: “Será quebrantada del todo la tierra en gran manera será la tierra conmovida. Temblara la tierra como un ebrio y será removida como una choza y se agravará sobre ella su pecado y caerá y nunca más se levantará” (Is. 24:19-20).

Todos estos versículos dan la impresión de que habrá un increíble lanzamiento de proyectiles por todas partes del mundo.

Tan pronto como comience el  Armagedón con la invasión de Rusia, Arabia y la potencia Africana, y ya haya la consiguiente destrucción  rápida de los ejércitos orientales, “comenzará el gran período de conversión de los Judíos. Aceptaran a su Mesías. Ezequiel predice que la destrucción de la gran fuerza del norte (Rusia) contará con un elemento sobrenatural, lo cual hará que los  judíos en gran número reconozcan la intervención de la mano del señor. Es decir, por medio de la destrucción del enemigo que quiso destruir a todos los judíos, estos comprenderán la obra del señor, su verdadero Dios y Mesías, Jesucristo.”

LA INVASIÓN DEL SEÑOR Y SUS EJÉRCITOS

La cronología de esta invasión es la siguiente: Cuando el rey del sur (África) haya sido derrotado por lo ejércitos de la bestia (Europa), y la confederación del norte (Rusia), sea derrotada por el señor sobre los montes de Israel, encontramos “dos” fuerzas opuestas formadas en orden de batalla: los ejércitos de la bestia (Europa) y los ejércitos de los reyes del oriente (China, Pakistán, India y Vietnam). Antes que esta batalla comience (posiblemente haya comenzado) contra Israel, aparecerá una señal en los cielos. La señal del hijo del  hombre (Mt. 24:30).

Entonces los dos ejércitos abandonan sus hostilidades, para unirse y pelear contra el mismo señor. Juan dice:

“Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y sus ejércitos reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército” (Ap. 19:19).

Tal es el cuadro de las hostilidades descritas en Zacarías 14:3; Apocalipsis 16:14; 17:14; 19:11-21. En ese momento serán destruidos por el señor los ejércitos de la bestia y los del oriente (Ap. 19:21).

Cuando examinamos toda la campaña de Armagedón, observamos un número de resultados:

1.      Los ejércitos del sur son destruidos en la campaña (por la bestia).

2.      Los ejércitos del norte son destruidos en la campaña (por el señor).

3.      Los ejércitos de la bestia y los del oriente son destruidos en la campaña (por el señor).

4.      La bestia y el falso profeta son lanzados al lago de fuego (Ap. 19:20).

5.      Los incrédulos serán echados fuera de Israel (Zac. 13:8).

6.      Los creyentes habrán sido purificados como resultado de estas invasiones (Zac. 13.9).

7.      Satanás será atado (Ap. 20:2).

De esta manera, el señor destruirá toda  fuerza hostil que la haya disputado su derecho a gobernar como Mesías sobre la tierra.

 

UNA PALABRA FINAL

Cierta vez Jesús reprendió a sus descuidados oyentes con estas palabras: “Sabéis distinguir el aspecto de los cielos, ¡más las señales de los tiempos no podéis! (Mt. 16:3). Y después dijo a sus discípulos:” mirad la higuera (Israel) y todos los árboles (naciones). Cuando ya brotan, viéndole sabéis por vosotros mismos que el verano ésta ya cerca (Lc. 21:29-30). Por esta palabra es evidente que necesitamos saber la hora que estamos viviendo en el reloj divino pues el regreso de Jesús puede estar más próximo  de lo que pensamos.

 Ya se escucha en el mundo, en medio del caos político, social y religiosos en que nos encontramos el gran clamor de la media noche. “!aquí viene el esposo; salid a recibirle!” (Mt. 25:6).

La biblia no nos enseña a esperar las señales, sino a Jesús. Él nos dice: “cuando estas cosas acabe de acontecer”, sino: “cuando estas cosas comiencen a suceder” y por lo que vemos hoy, las señales ya comenzaron a manifestarse


RESTAURACIÓN DE ISRAEL

Al reseñar la guerra de Armagedón se dio cómo Dios juzga a los poderes gentiles del mundo y lleva a cabo su caída. La confederación norte será juzgada por Dios sobre los montes de Israel en la mitad del periodo de la tribulación. Hemos visto que los reyes del oriente y sus fuerzas y los ejércitos de la bestia serán destruidos en la segunda venida de Cristo a la tierra.

I.                    Para que Israel será restaurado, tiene que ocurrir el segundo advenimiento.

II.                  El segundo advenimiento  es un advenimiento “literal”. Para  que se cumpla las promesas  hechas en la palabra con respecto a su venida (Hch. 1:11), su advenimiento tiene que ser literal. Esto requiere el regreso corporal de  Cristo a la tierra.

III.                El segundo advenimiento es necesario. El gran cuerpo de profecías no cumplida hace absolutamente esencial el segundo advenimiento.

IV.                Se ha prometido que el mismo vendrá (Hch. 1:11); que los muertos oirán su voz (Jn. 5:28); que el ministrará a sus  siervos que velan (Lc. 11:37) que él vendrá a la tierra otra vez (Hch. 1:11) (al mismo monte de los Olivos donde ascendió Zac. 14:4), en la llama de fuego (2 Ts. 1:8), sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria (Mt. 24:30; 1 P. 1:7; 4:13), y se levantará sobre el polvo (Job. 19:25); que sus santos (la iglesia) vendrá con él (1 Ts. 3:13; Jud. 14); que todo ojo le verá (Ap.  1:7); que él destruirá al anticristo (2 Ts. 2:8); que él se sentará en su trono (mt. 25:31; Ap. 5:13); que serán reunidas el todas las naciones y las juzgara (Mt. 25:31) que él tendrá el trono (Jer. 235-6); que él tendrá un reino (Dn. 7:13-14); y reinará con sus santos (Dn. 7:18-27; Ap. 5:10); que todos los reyes y naciones le servirán a él (Sal. 72:11; Is. 49:6-7; Ap. 15:4); que los reinos llegarán a hacer su reino (Zac. 9:10; Ap. 11:15); que los pueblos se congregarán a él (Gn. 49:109; que a él se doblará toda rodilla (Is. 45:23); que vendrán para adorar al rey (Zac. 14:16; Sal. 86:9) que él edificará en Sión (Sal. 102:16); que su trono estará en Jerusalén (Jer. 3:17; Is. 33:20-21); que los apóstoles se sentarán doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel (Mt. 19:28); Lc. 22:28-30; que él regirá a todas las naciones (Sal. 2:8-9; Ap. 2:27); que él regirá con justicia y rectitud (Sal. 9:8); que el templo será reedificado en Jerusalén (Ez. 40:48), y su gloria vendrá al templo (z. 43:2-5; 44:4); y que la gloria del señor se manifestará (Is. 40:5).

Que el  desierto se convirtiera en campo fértil (Is. 32:15); que el desierto florecerá como la rosa (Is. 35:1-29; y su habitación será gloriosa (Is. 11:10). Todo el programa de los pactos de Dios con Israel, que aún no se ha cumplido, requiere el segundo advenimiento del Mesías a la tierra. El cumplimiento literal de la segunda venida de cristo hace que eso se cumpla.

V.                  El segundo advenimiento será visible. Repetidas referencias de las escrituras establecen el hecho de que el segundo advenimiento será una manifestación completa y visible del hijo de Dios a la tierra (Hch. 1:11; Ap. 1:7; Mt. 24:30). Así como el hijo fue públicamente repudiado y rechazado. Él será públicamente presentado por Dios en el segundo advenimiento. Este advenimiento será asociado con la manifestación visible de gloria (Mt. 16:27; 25:31), por cuanto Dios glorificado en el cumplimiento  del juicio y la manifestación de la soberanía (Ap. 14:7; 19:1).

LAS RESURRECCIONES RELACIONES CON EL SEGUNDO ADVENIMIENTO

El antiguo testamento asociaba la esperanza de la resurrección con la esperanza Mesiánica del día del señor. En Daniel 12:2 se considera como un evento subsiguiente al tiempo del a angustia de Israel. En Isaías 26:19-21 se menciona en relación con la indignación. En el evangelio de Juan la resurrección se menciona como una esperanza con el día “postrero, o el día del señor (Jn. 11:24). Puesto que esto es verdad, es necesario considerar el segundo advenimiento en relación con el programa de la resurrección”

I.                    CLASES DE RESURRECCIÓN

En la escritura se predicen “dos” clases de resurrección en el programa de Dios: la resurrección para vida y la resurrección para juicio.

A.      la resurrección para vida

Hay un número de pasajes que enseñan esta parte distintiva del programa de la resurrección (Lc. 14:13-14; Fil. 3:10-11; He. 11:35; Jn. 5:28-29; Ap. 20:6).

Estas referencias muestran que hay una parte del programa de la resurrección que se llama “la resurrección de los justos”, “la resurrección de entre los muertos”, “una mejor resurrección”, “la resurrección de la vida” y “la primera resurrección”. Estas frases sugieren una separación; una resurrección de una parte de aquellos que están muertos, resurrección que deja a algunos muerto sin cambio alguno mientras que los resucitados experimentan una completa transformación.

“Más ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre (Adán), también por un hombre (Cristo) la resurrección de los muertos. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias, luego los que son de Cristo, en su venida” (1 Co. 15:20-23).

“Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con el mil años.” (Ap. 20:6).

Estos pasajes claramente muestran, que está por efectuarse una resurrección de entre los muertos; esto es, que parte de los muertos serán levantados, antes que todos sean levantados.

Esta resurrección, generalmente llamada la primer resurrección, pero que podría llamarse la resurrección de vida (Jn. 5:29) con mayor claridad por cuanto esta resurrección está compuesta de un número de partes componentes, es esa parte del programa de resurrección en que los individuos son levantados para vida eterna. El destino, no el tiempo, es el que determina a qué parte del programa de la resurrección debe asignarse cualquier evento.

1.      Resurrección de Cristo.

2.      De los muertos en Cristo (Iglesia)      Primera resurrección

3.       De los muertos en la tribulación

4.      De los santos del A.T.

1.      (1 Co. 15:23)

2.      (1 Ts. 4:16)

3.      (Ap. 20:4)

4.      (Is. 26:19)

 

B.      la resurrección para condenación

La escritura predice otra parte del programa de resurrección que trata con los perdidos. En la segunda resurrección, o la resurrección de condenación.

“Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados… y otros para vergüenza y confusión perpetua” (Dn. 12:2)

“…más lo que hicieron lo malo, a resurrección de la condenación” (Jn. 5:29)

“Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años” (Ap. 20:5).

“Y el mar entregó los muertos que habían en él, y la muerte y el Hades los muertos que había en ellos…. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego” (Ap. 20:13-15).

Por cuanto la primera resurrección se efectúa antes que comience el reinado de mil años (Ap. 20:5), “los muertos”  a que se refiere  Apocalipsis  20:11, 12 sólo pueden ser aquellos que se quedaron atrás en la resurrección de entre los muertos y son aquellos que se quedaron para ser levantados  para condenación. La segunda resurrección, mejor definida como la resurrección de condenación, incluye a todos los que serán levantados para incluirlos en la segunda resurrección, sino más bien el destino de los resucitados. (Desde el tiempo de Caín hasta el tiempo en que el hombre cometa su último pecado Apocalipsis 20:8-9, tendrán que comparecer ante la resurrección para condenación Apocalipsis 20:12-15)

II.                  EL TIEMPO DE LAS RESURRECCIONES

En Daniel 12:2, 3 dice:

“Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados (los muertos en Cristo resucitarán primero 1 Ts. 4:16), unos (ellos) para vida eterna, y otros (aquellos que no despierten en este tiempo) para vergüenza y confusión perpetua”.

En Apocalipsis 20 se declara muy bien que las dos partes del programa de la resurrección están separadas por un intervalo de mil años.

“… Y vi las almas de los decapitados, por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marce en sus frentes ni en sus manos; vivieron (resucitaron) y reinaron con Cristo mil años

Pero los otros muertos (los que no resucitaron) no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección la segunda muerte (resurrección para muerte eterna) no tiene potestad sobres éstos…” (Ap. 20:4-6).

Se observa que la primera parte del versículo cinco, “pero los otros muertos no volvieron a vivir”, es una declaración entre paréntesis que explica lo que sucede a los que no forman parte de la primera resurrección en la segunda venida de Cristo. Este pasaje enseña que trascurren mil años entre la primera resurrección, y la resurrección del resto de los muertos, la cual, según Apocalipsis 20:11-13, es la resurrección de condenación.

Debe concluirse que, aunque no hay ninguna revelación clara en el A.T. con respecto a la relación de tiempo de las dos partes del programa de resurrección, el N.T. aclara que si hay distinción en el tiempo (1007 y 1000 años). 


                                                                            EL JUICIO DEL GRAN TRONO BLANCO                                                                                    Este juicio del gran trono blanco (Ap. 20:11-15) bien podría llamarse juicio final. Constituye la terminación del programa de resurrección y de juicio de Dios.

A.      El tiempo del juicio. Se indica claramente que este juicio sucederá después de la expiración del reino milenario de Cristo.

Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. (Ap. 20:5)

Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto el cual es el libro de vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas  que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que habían en él; la muerte y el Hades entregaron los muertos que habían en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras (Ap. 20:12-13).

B.      El lugar del juicio. Este juicio ocurrirá, no el cielo, ni en la tierra, sino en alguna parte de los dos.

Y vi un gran trono blanco al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos (Ap. 20:11).

C.      Los sujetos que serán sometidos a juicio. Es evidente, según el pasaje mismo, que este juicio de los llamados “muertos” es para muertos mismo, porque ellos son de  la segunda resurrección para condenación. Se ha demostrado previamente que el programa de resurrección de los salvos había terminado antes que comenzará el milenio. Los únicos que fueron dejados sin resucitar fueron los muertos “no salvos”. Estos deben ser pues, los que serán sometidos al juicio de la muerte eterna (Ap. 20:15).

Peters dice: (Reino teocrático; Vol. II pag. 382)

El juicio de Apocalipsis 20:11-15, después de los mil años no es para las naciones vivas (pues ellas perecieron poco tiempo antes, Apocalipsis 20:7-9), sino preeminentemente contra los “muertos”. Sólo los muertos se mencionan, y quienquiera que le agregue a esto naciones vivas… muy ciertamente le está añadiendo a la profecía.

D.     La base de juicio, contrario al  mal concepto popular, no será para determinar si aquellos que estarán antes ese tribunal serán salvos o no. Todos los salvos habrán sido salvos y habrán entrado en su estado eterno. Los que serán bendecidos eternamente habrán entrado ya en su bendición. Este es más bien un juicio contra las malas obras de los NO salvos. La sentencia de la “segunda muerte” habrá caído sobre ellos. (Ap. 20:12; 21:8)…

Como en el juicio de los gentiles las obras demostraron fe o falta de fe, así, en este caso, las obras se demostrarán la ausencia de vida, y por consiguiente digno de justicia (condenación).

E.      El resultado del juicio. El resultado de este juicio se ve muy claro en Apocalipsis 20:15. “Y el que no se halló inscrito en e l libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”. La separación de Dios es el destino eterno de los no salvos.

Parecería que aun el observador superficial podría ver que la palabra de Dios no se puede usar para sostener la idea de un juicio general, cuando hay no menos de ocho juicios  diferentes que se mencionan en la escritura, cada uno con un tiempo, un lugar, unos sujetos, una base y un resultado diferente. Aquellos que proponen tal juicio general identifican el juicio contra los gentiles (Mt. 25:31-46) con el juicio del gran trono blanco (Ap. 20:11-15). Hay un número de distinciones entre estos dos juicios que hacen imposible que sean el mismo juicio. En Mateo, no hay ninguna resurrección antes del juicio, sino solo una reunión de sus elegidos (24:31); mientras que en Apocalipsis es contra los muertos. En Mateo las naciones son juzgadas, pero en Apocalipsis el juicio no podría ser de identidades nacionales, por cuanto el cielo y la tierra han huido y, puesto que las naciones ya han pasado de la tierra, no podría describir el mismo evento. En Mateo, el juicio ocurre en la segunda venida de Cristo a la tierra, pero en Apocalipsis ocurre después de los mil años. En Mateo aparecen dos clases: los justos y los malos; pero en Apocalipsis solo aparecen  (muertos). En  Mateo algunos entraron al reino, en Apocalipsis todos son condenados.

En Mateo, el juez se sienta en el trono su gloria (Mt. 25:31); pero en Apocalipsis, él se sienta en el gran trono blanco. En Mateo, la venida de Cristo precede, pero en Apocalipsis no se menciona ninguna venida ya que Corsito ha estado en el milenio (en la tierra). En Mateo se menciona al hijo del hombre y tres clases de hombres (ovejas, cabritos y hermanos) y ángeles; pero en  Apocalipsis sólo aparecen Dios y una clase de hombres. Estas consideraciones parecen suficientes para sostener la afirmación de que éstos no son uno y el mismo juicio, sino dos partes separadas del programa de juicio de Dios.

El segundo advenimiento de Cristo es un evento concluyente en el programa de Dios para con los justos, pero el programa concluyente de Dios para los malos será del milenio. Tales eventos no se pueden minimizar de su justo lugar en el programa de Dios para las edades.


 

EL ESTADO ETERNO

La ciudad eterna (Apocalipsis 21:1-3, 9-11)

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera pasaron, y el mar ya no existía más.

Y yo Juan vi l santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

… y hablo conmigo, diciendo: ven acá, y yo te mostraré la desposada, la esposa del cordero. Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén que descendía del cielo de Dios, teniendo la gloria de Dios: (Ap. 21:1-2, 10-11)”

Esta metáfora de la nueva ciudad significa que el pueblo de Dios vive en ella. Juan emplea el lenguaje simbólico para describir la ciudad santa, cuya gloria no puede comprender del todo el entendimiento humano.

A.      La ciudad es una eterna pero literal

“Sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial…” (He. 12:22).

“Porque esperaba la ciudad que tiene fundamento, cuyo arquitecto y constructor es Dios… Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial, por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad”. (He. 11:10, 11)

B.      Debido a lo literal de su descripción

Si el oro no significa oro, ni las perlas preciosas ni las medidas exactas, dimensiones reales, entonces la biblia no proporciona nada preciso ni digno de confianza. Newell William (El libro del Apocalipsis), pag. 343, 345.

C.      Por tanto, parece haber amplias evidencias para sostener el punto de vista de que esta ciudad literal.

Los habitantes de la ciudad.

A.      Inmediatamente después de ver los cielos y la tierra, vemos la nueva Jerusalén que desciende del cielo a la tierra nueva (Ap. 21:1, 2), se nos dice: “He aquí el tabernáculo de Dios con los nombres”… El objetivo de cielos y tierra nueva es para llevar a cabo esto: ¡que Dios tenga un hogar eternamente en esta ciudad capital de la nueva creación!

B.      Ninguna otra habitación eterna de Dios se ve, fuera de esta capital de la nueva creación.

C.      Esta ciudad celestial tiene la gloria de Dios (21:11, 23, 22:5).

D.      Tiene  también el trono de Dios, y el servicio (22:3) llamado propiamente sacerdotal o culto espiritual.

E.      Ellos verán su rostro… por lo tanto, este debe ser el lugar de descanso de Dios para siempre.

Esta ciudad no sólo es el lugar de la morada de Dios, Padre, Hijo y Espíritu santo, sino también el lugar de morada de la novia, esposa del cordero (Ap. 21:9). Cuando el ángel revele la gloria y bendición de la esposa, ese ángel revelará el lugar de morada de ella, lugar con el cual la esposa es identificada. Esta ciudad celestial está prometida como el destino de la iglesia.

“Al que venciere, yo lo hará columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la que desciende del cielo, de mi Dios” (Ap. 3:12)

Sin duda este es el mismo lugar que el señor tenía en mente cuando dijo: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay, si así no fuera, yo os lo hubiera dicho: voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros estéis” (Jn. 14:2-3).

La revelación de la iglesia es el clímax máximo de Dios en el estado eterno. La iglesia está identificada con la ciudad, Juan observa el nombre de los doce apóstoles del cordero en ella (Ap. 21:14).

 Cuando se habla de habitantes de la ciudad se observa que la escritura incluye, además de la iglesia, a otros habitantes. Una ciudad era la expectativa de los santos en el Antiguo Testamento. De Abraham se dice: “Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” (He. 11:10). Pablo habla del contraste entre la Jerusalén terrenal y la celestial, en Gálatas  4:25-26 compare con Hebreos 12:22-23; Filipenses 3:20 y 2 Corintios 5:1.

Y aunque el término “nueva Jerusalén no es estrictamente judío en su concepto, encontramos que Israel tiene parte en esa ciudad, por cuanto Juan ve los doce nombre de las tribus de Israel” (Ap. 21:12).

Según esta consideración, pues, se puede decir  que la ciudad ha de ser habitada por Dios (Ap. 22:3), por la iglesia (Ap. 21:14), por Israel el (Ap. 21:12), por los santos del A.T. (He. 12:22), y por los ángeles (Ap. 21:12).

Medios de entrada a la ciudad.

Toda esta cuestión será más fácil resolverla si se observa que la iglesia podrá entrar a ese lugar que él ha ido a preparar para nosotros sólo mediante el traslado y la resurrección. Después del tribunal de Cristo y las Bodas del Cordero, la esposa se establecerá en su morada permanente.

El traslado y la resurrección hacen la entrada posible. Israel podrá entrar a este lugar preparado para ellas sólo mediante la resurrección.

Puesto que la resurrección de Israel sucederá en la segunda venida de Cristo, lo salvos de ese pueblo no podrían entrar en la ciudad, sino hasta después del traslado y la resurrección y de su propia resurrección (la de Israel). Israel vivo  y los gentiles vivos que este sobre la tierra en la segunda venida no entrarán a esta ciudad; pero entrarán al reinado milenario de Cristo. Los santos salvos del Antiguo Testamento, que esperaban esta ciudad con fundamentos, entrarán a esta ciudad mediante la resurrección. De esta manera, todos los redimidos de todas las edades que entren a esta ciudad lo harán mediante la resurrección. La ciudad, de este modo, llega a ser la morada de todos los santos resucitados y de la iglesia resucitada.

Relación de esta ciudad con la era milenaria

Cuando la iglesia se haya unido en matrimonio con el esposo y haya sido trasladada (instalada) en el lugar preparado para ella, jamás será removido este lugar. La iglesia entrará en su estado eterno en el traslado. Cuando el señor regrese a reinar, su lugar de morada no ha de quedar desocupado por mil años. Más bien, su ligar de morada será transferido desde el cielo a una posición sobre la tierra. De este modo Juan ve “la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios” Scott, escribe (Exposición sobre Apocalipsis), pags. 440, 441.

“Después de una alusión pasajera al reinado milenario de Cristo y a sus santos celestiales (Ap. 20:4-6), llegamos otra vez a la consideración del estado eterno, a una descripción extensa de la novia, la esposa del cordero, en su relación milenaria con Israel y con el mundo”.

Kelly, escribe: (Conferencia sobre Apocalipsis). Pag. 460-461.

“De este modo, si tuviésemos a la esposa en relación con el cordero en el capítulo19, y con la santa ciudad, la nueva Jerusalén, en relación con el estado eterno, el versículo 9 de Apocalipsis 21 y los siguientes de este capítulo nos mostrarían que, durante el intervalo entre las bodas del cordero, y el cielo nuevo y tierra nueva en el estado eterno, allá tiene un lugar muy bendito ante los ojos de Dios y el hombre”.

Relación de la ciudad con la eternidad

En cuanto a la ciudad misma se refiere, o al estado de sus ocupantes, no habrá cambio en absoluto cuando el hijo, entregue el reino a su Padre y comience la eternidad. La ubicación de ciudad podrá cambiar, pero los habitantes no experimentaran ningún cambio en absoluto.